Xoel López, al nivel de los tótems

Que Xoel López está en su mejor momento, se intuía gracias a ese magnífico disco que sacó a mediados de este año, pero el concierto que ofreció el pasado 20 de Noviembre en la Sala Jerusalem lo corrobora. Se siente cómodo defendiendo unas canciones enormes, que en directo crecen gracias a los pedazo de músicos que le acompañan.

Un concierto sin banda que abriera, aunque no le hizo falta, después de estar 2 horas sobre el escenario, y tocar de manera íntegra el “Paramales” (lo prometió en uno de sus discursos, y lo cumplió), muchas de “Atlántico”, y un par de “Reconstrucción”, de su época como Deluxe (Concretamente “Reconstrucción” e “Historia Universal”).

Del público, que llenó la sala hasta los bordes, fueron “Buenos Aires”, “Tierra” y “Yo sólo quería que me llevaras a Bailar”, que corearon y aplaudieron mucho más que el resto. Y de la banda, que desarrollaba las canciones de manera increíble, fueron “Un año más”, con Xoel desatándose como solista, en el momento lisérgico de la noche, “Yo vi un hombre desaparecer”, con un final a capella al más puro estilo Paul Anka, “Sol de Agua”, con momentos muy Jeff Buckley, o “El Asaltante de Estaciones”, como si de una canción del primer Santana se tratara. Y una de las mejores, “A serea o mariñeiro”, con un duelo de solos de guitarra, a cargo de Miguel Rivera, y de los teclados de Charly Bautista, en el que ganó el público.

Un concierto que, pese a no contar con el mejor de los sonidos, fue una auténtica lección de cómo defender unas canciones en directo.

@Ivannavarrofoto

También te podría gustar...