Xenia Rubinos – Magic Trix

Xenia Rubinos es de Brooklyn, pero también es de Cuba y Puerto Rico, y así es como se puede describir su trabajo debut. Vanguardista, diferente e incluso, a ratos, ridículo es Magic Trix, el nuevo disco de esta peculiar y sonriente chica neoyorquina.

Una combinación de canciones que comparten el inglés y el español, y que comparten, también, sonidos eclécticos. Se desentienden de las guitarras, aquí solo vale una matemática batería, variedad de teclados, un contundente bajo y la voz de Xenia que va guiando las canciones a lo largo de todo el álbum.

Y si decía antes vanguardista, diferente y ridículo por momentos, es la combinación de estos tres elementos lo que hacen este disco tan particular y único (para lo bueno y para lo malo). Cuando hablo de ridículo, que se entienda, no hablo de malas composiciones o de aquellas que podrían ser vergonzosas, sino de esos momentos en los que se pasa al español con frases tan frescas y simples junto a ritmos bailongos y eclécticos que pueden llevar al oyente a (en una primera escucha) a pensar que no sea serio e incluso que le estén tomando el pelo. Esas primeras sensaciones ante algunas de las canciones de esteMagic Trix se convierten con varias escuchas en grandes momentos que consiguen arrancarte una sonrisa.

Arriesgadas y pegadizas son canciones como «La Última», «Pan» y Café» o «Los Mangopaunos», tres temas que bailan entre el ridículo del que hablaba y la genialidad. «Café con Leche» nos transporta a una posible infancia de la neoyorquina, una especie de nana cantada en español con elementos caribeños. Y canciones como «Hair Receding» o «Cherry Tree» nos muestran las aptitudes vocales de Xenia Rubinos, siempre acompañada de ritmos marcados gracias a la batería de Marco Buccelli (quien ella misma describe en su web como “baterísta/mago del sonido”).

Magic Trix es uno de esos discos que no te esperas. Una obra ecléctica y cambiante que aparece en estos tiempos también movedizos e inestables.

También te podría gustar...