The Wave Pictures, aplastante sencillez

Cada nueva visita de The Wave Pictures a nuestra ciudad es como un reencuentro con esos viejos amigos que de vez en cuando vuelves a ver, y con los que compartes un rato agradable. Unos amigos que de tan sencillos que son te han ganado de antemano con su simpatía, como ocurrió con todos los asistentes que se dieron cita en Wah Wah, un atípico domingo de diciembre. Un nuevo concierto que, en principio, servía para presentar su nuevo trabajo, City Forgiveness, pero que se convirtió en un “grandes éxitos” de la banda, de unos noventa minutos largos de duración.

Para caldear el ambiente contamos con la presencia de Rick Treffers (el que fuera líder de la banda de pop Mist) que, armado con su guitarra acústica, realizó una breve actuación que abrió con “Open Arms”, un tema de Mist del 2003, de aquel álbum que lucía un caballito de mar en su portada. El pop ensoñador del holandés aportó canciones nuevas de su etapa en solitario, como “Something New”, de la que comentó que no era un título especial para una nueva canción, sino referido a un nuevo amor. Finalizó su cálida interpretación con otro tema de su antigua banda, “Fade In Fade Out”, dejando una gratificante sensación en tan corto espacio de tiempo.

Llegado el turno de The Wave Pictures, ya con una buena entrada de la sala (unas 200 personas), quedó demostrado que los británicos han afianzado un buen número de seguidores en Valencia. Y la banda premia esa fidelidad con una sencillez y una calidad musical que despeja cualquier duda. TattersallRozycki y Helm se vieron acompañados en esta ocasión por un cuarto miembro que ejercía como percusionista, tocando las maracas, el cencerro y hasta un par de botellines de cerveza. De la intensidad con que iniciaron el concierto, David rompió una cuerda de su guitarra al primer tema, “Leave That Scene Behind”, diciendo que todavía le quedaban cinco más. Es un placer verlo como hace diabluras con la guitarra, haciéndola gemir sin pedales ni efectos, a pelo. Incluso el entrañable Franic tuvo sus momentos de gloria efectuando varios solos con el bajo, muy melódicos. Del nuevo disco sonaron, al principio, “Chestnut”, “All My friends” y “New Skin”, que en Granada no tocaron la noche anterior, para enfado de una fan, a la que dedicaron en Valencia este tema. Fueron intercalando otras grandes canciones de su repertorio como “Strange Fruit For David” o “Sleepy Eye” con la voz de Jonny abandonando la batería y sustituyéndolo el percusionista.

Curiosamente se detuvieron de manera especial en su anterior disco, Long Black Cars del que interpretaron más de media docena de temas, como “Never Go Home Again”, “Give Me A Second Chance”, “Spaghetti”, ”Cut Them Down In The Passes” y, a renglón seguido, continuar con los más recientes, “Better To Have Loved”, “Missoula” y “Atlanta”. Finiquitaron el concierto anunciando David que sería la última canción, sonando “Tiny Craters In The Sand”. No era cierto, ya que aparecieron por la insistencia del respetable para un bis de nada menos que seis canciones, con la emocionante “Now You´re Pregnant”, cantada por Jonny, una versión de Daniel Johnston llevada a su terreno, “My Life Is Starting Over Again”, “Long Black Cars”, y el punto final con una intensa “The Woods”, mejorando la original del álbum.

Esperamos una nueva visita de nuestros amigos pronto.

También te podría gustar...