The Sonics demostraron no tener fecha de caducidad

Con las entradas agotadas para su concierto en Valencia, The Sonics se presentaron en un abarrotado Durango Club. Nadie quiso perderse a los veteranos músicos a su paso por la ciudad, con una mezcla de edades sorprendente entre el público y disfrutar de una noche especial.

Para caldear el ambiente, los locales Midnight Shots cumplieron a la perfección su papel de teloneros, consiguiendo hacer cómplices al público y que participaran acompañando con palmas los temas. Con un sonido que busca sus influencias en elrhythm´n´blues y el soul junto al rock de corte clásico, los valencianos sonaron como un disparo a medianoche, con un sonido especial que le daba atractivo a las composiciones y el tono grave de su vocalista. “Ladies & Gentlemen” o “Morena” suenan potentes en directo, añadiendo el piano un toque honky tonk muy convincente, y sumándose en ocasiones un saxofonista. Entre composiciones propias y versiones lograron la ovación del respetable, muy dignos en su cometido, para finalizar con “Over The Wall” y una cover del “Shout!” de Isley Brothers que animó a la concurrencia a corear con el grupo.

Tras el cambio de instrumentos, la legendaria banda de garage The Sonicsapareció sobre el escenario, con sus mejores galas, parecía que iban vestidos con el traje de los domingos. A pesar de su aspecto y la edad, no defraudaron al público, poniendo todo de su parte sin hacer excesivos movimientos pero convenciendo. El sonido fue robusto, y tocaron con ganas, incluyendo clásicos como “Money” con la que dio comienzo el concierto.

Gerry Rossley tras el teclado alternaba las tareas vocales con Rob Lind, ocasional saxo y harmónica, y el bajista Andy Parypa, mientras Larry Parypa nos ofrecía punteos de guitarra que aumentaban la temperatura de la sala. Tras la batería nadie diría que un sexagenario estaba dándole a las baquetas, como Bob Bennett hizo.

Los temas que invitaron al público a organizar pogos fueron “Cinderella”, “Have Love, Will Travel” o una esperada “Strychnine” con todo el aforo gritando el “hey hey” final.

Otro clásico, “Lucille” puso a cien al personal, aunque la catarsis llegó al despedirse la banda con “Psycho”, desatando la locura entre las primeras filas. Pero ahí no finalizó el concierto, ya que en el bis desgranaron “Louie Louie”, y esta vez sí, abandonaron el escenario por la puerta grande con “The Witch”. Cierto es que el tiempo ha pasado para los componentes de la banda, pero el regreso de The Sonics no estuvo nada mal.

 

También te podría gustar...