The Rubinoos, 45 años de puro power-pop

Asistir a un concierto de The Rubinoos es como apostar a caballo ganador, sabes que nunca defraudan y es que con una carrera como la suya repleta de certeras melodías es imposible fallar. Después de haberlos visto en tres ocasiones, podría decir que me acomodé en la barra para observar el show, pero lo cierto es que me coloqué a pie de pista para no perder detalle. Tal y como dijeron ellos mismos, “The Rubinoos somos una banda de España” ya que se sienten como en casa y siempre son atendidos de forma excelente, en este caso gracias a Lorenzo Melero y la sala Loco Club.

Este año se cumplen 45 años desde que se formaron The Rubinoos, con álbum nuevo para la ocasión titulado con acierto “45”, aunque comenzaron su actuación preguntando si había algún seguidor de Metallica en la sala, haciendo un chiste con “Enter Sandman” y “Mr. Sandman”, popularizada por The Chordettes, mostrando las melodías vocales que podemos encontrar en su música, seguida por “Hit The Nerve” y “Falling In Love”, dos temas destacados de su discografía.

El vocalista principal Jon Rubin se mostró amable en sus comentarios, igual que el guitarrista Tommy Dunbar en un ambiente de complicidad, junto con el bajista Al Chan, del que dijeron que llevaba como alumno 35 años en The Rubinoos, y este año dejaba de ser aprendiz. El batería Donn Spindt también aportaba melodías vocales al conjunto además de mostrarse contundente. La instrumental spaghetti-western “The Good, The Bad And The Ugly”, con Jon imitando el sonido de la armónica dio paso a uno de sus clásicos, “I Wanna Be Your Boyfriend”, recibido con entusiasmo por las primeras filas.

Del citado “45” ofrecieron “Countdown To Love” o “Run Mascara Run”, temas que no desmerecen en nada a su repertorio, aunque con la versión de “Shake Some Action” de Flamin Groovies se ganaron al público, si ya a esas alturas de la noche no lo habían hecho. El surf instrumental de “Stingray” nos condujo al final del concierto, cerrando con “I Think We´re Alone Now” de Tommy James & The Shondells, guardando un bis con “Rock And Roll Is Dead” con Dunbar deslizándose de rodillas sobre el escenario y finalizando con otra versión, “My Girl” al más puro estilo doo-wop. Otro gran concierto de unos profesionales que después de 45 años siguen con la ilusión intacta.

Fotos: Fran Calabuig

Cónica: Carlos Ciurana

También te podría gustar...