The New Raemon, sin miedo los cambios

Ramón Rodríguez sabe que para crecer sano hay que comer variado. El paladar se acostumbra a los sabores y la inercia llena el carro de la compra con los mismos productos semana tras semana. Pero el organismo se adocena y las células olvidan enriquecerse. No hay que tener miedo, sino todo lo contrario, a cambiar la dieta.

Libre Asociación (BCore Disc, 2011) ha supuesto un giro bastante radical con respecto a lo que Ramón nos tenía acostumbrados bajo la piel de The New Raemon. En este disco el catalán se torna más rugoso, eléctrico, crítico y oscuro. En muchas ocasiones recuerda, aunque con letras en castellano, a su anterior banda, Madee.

Aunque sus diez cortes duran poco más de media hora, estamos ante un álbum de complicada digestión. Producido de nuevo por Santi García (aunque esta vez han echado un cable Ricky Faulkner y el propio Rodríguez), las canciones exhalan una negatividad e indignación inexorable a los tiempos que corren. Ahora toca defenderlo en directo junto a una numerosa y perfectamente engrasada banda.  A ver qué nos cuenta…

Hola Ramón, ¿parece que has dejado a mucha gente descolocada con “Libre Asociación”? Su sonido oscuro y eléctrico tiene menos que ver con el The New Raemon que comenzaba a llenar salas de toda España. ¿No te da un poco de miedo perder público con este álbum?
Ese miedo puede destrozar todo el trabajo hecho. No hay que tener miedo a cambiar cosas de sitio, pienso que es bueno que las cosas se muevan un poco y que la gente se acostumbre a escuchar discos distintos. La industria musical piensa que el público es idiota y eso un error… No se comen huevos fritos todos los días, ¿verdad? Pues con los discos sucede lo mismo.

¿Podría decirse que si juntáramos Madee y The New Raemon saldría Libre Asociación?
He sido cabeza pensante de Madee y soy quién se esconde tran The New Raemon, la música sale del mismo lugar.

Por cierto, qué gozada esa última gira de Madee, ¿fue una despedida alegre para ti? ¿Lo tenemos que recordar ya como un grupo del pasado?
Lo pasamos bien. Yo personalmente no era partidario de «giras de despedida» ni nada por el estilo… pero sí fue bonito hacerlo por los que sí querían, estuvo muy bien reencontrarnos y cerrar como es debido veinte años de ensayos y aventuras.

En Madee había un proyecto de banda muy consolido, pero no dejó de ser un grupo para un número reducido de público, luego, con el cambio al castellano (y de estilo) de The New Raemon, llegó el reconocimiento más masivo y, supongo, el dinero. ¿A qué crees que se debe el efecto de un proyecto y otro? ¿Alguno de los dos es un hijo más querido que el otro?
No pienses que me gano tan bien la vida, nada más lejos de la realidad. Es muy gracioso como la gente, solo porque sales un día en la televisión o en La Vanguardia ya dan por sentado que eres rico y famoso… Me gano muy modestamente la vida, tengo mucha suerte de poder hacerlo con mis canciones; ya que no se hacer otra cosa mejor.
Madee era mi banda, y estar en una banda es mejor que andar solo y dando la cara sin que nadie más te apoye, lo que sucede es que las bandas tienen cierto tiempo de vida. El aparente éxito de TNR se debe al idioma y a la casualidad, poco más.

Incluso en canciones como “El refugio de Superman” (de las más “thenewraemonianas”), el tono y las letras apuntan a una negatividad instaurada en todo el álbum, ¿De qué hablas más, de relaciones sentimentales o de la situación en la que está inmersa la sociedad actual?
Eso debes decidirlo tú. Yo sé muy bien de qué hablo pero ya no quiero que se entienda tan claramente, prefiero sugerir las cosas y que cada uno se monte su propia historia.

Llámame politizador, pero veo mucho 15-M entre las líneas del disco. ¿Es este disco tu manera de mostrar indignación ante algo? ¿Ante qué?
No vas desencaminado. Muchas cosas de esta sociedad más que indignarme: me repugnan.

El otro día se lo preguntaba a Pony Bravo y no puedo evitar hacerlo de nuevo, ¿te influyen los acontecimientos políticos y sociales a la hora de componer?
Le influyen a todo el mundo.

¿Debe ser/estar, entonces, un músico comprometido con su tiempo?
Tengo canciones como «El fin del imperio» en las que ya hablo de los absurdos valores que dominan el mundo, pero llegar a pensar que estoy «comprometido» con mi tiempo sería ir demasiado lejos.

Por cierto, en este álbum de edición limitada regalas el documental “A propósito de Rodríguez”. He tenido la suerte de verlo y me gustó mucho porque muestra tu día a día de manera muy natural, como si realmente no te percataras de la presencia de la cámara. Eso sí, ¿no te sentiste incómodo por las cosas personales que revela la cinta? ¿A veces hasta te muestra algo débil?
Me siento muy violento con ese documental, creo que es la imagen que tiene el director de mí y no es del todo real. Solo me veo a ratos durante el metraje… Una película puede manipularse mucho, yo habría preferido algo más natural y menos afectado… hay demasiada intensidad en esa cinta y mi vida es muy tranquila. Si cuando te refieres a débil quieres decir alguien frágil te contestaré que sí puedo serlo, soy un tipo sentimental que tiene sus sentimientos… lo que no me gusta es que alguien coja todo eso y se recree durante una hora y media dándole vueltas a lo mismo… Mi error fue dejarle filmar la entrevista primero, antes de conocerme. Eso es lo que usó para montar las imágenes, cuando lo suyo habría sido hacer la entrevista al cabo de un año: cuando se filmó la gira, etc… y con él teniendo una idea más aproximada de lo que era el proyecto, etc… En fin: PASAPALABRA.

En cuanto a lo pura y llanamente musical, vuelves a confiar en Santi García para la producción… ¿Te imaginas poniéndole los cuernos con otro?
¿Si algo funciona para qué cambiarlo?

En cuanto a arreglos, habéis sacado miles de matices a las guitarras y a las percusiones, tantos que es difícil catalogar el estilo, ¿Estaba todo premeditado?
Lo pensé mucho, el disco estaba muy cerrado y ceñido al guión de mis maquetas.

¿Ha sido un proceso gozoso el de grabación de un disco que exhala tanto dolor y nueves negras?
Lo pasamos muy bien grabando. Somos amigos y nos gusta volver a reunir al equipo.

¿Cómo suena esto en directo? ¿Quién te acompaña?
Muchos músicos, somos siete y nos llevamos muy bien.

También ha metido mano Richi Vicente, ¿Qué lugar ocupa el proyecto que tienes junto a él y Fran Nixon (del que ya hemos escuchado alguna perla)? ¿Lo veremos pronto en directo?
Richi escribe muy buenas canciones, casi mejores que las nuestras.

 

The YouTube ID of uemKCd-3NGY&feature=player_embedded is invalid.

 

El bolo de Valencia lo abrirán los también barceloneses Me and the bees. Formada porEsther, Eli, Vero y Carlotto (componente de los extintos Half Foot Outside) la banda encandila por su naturalidad y frescura a la hora de mezclarl indie, folk y pop de toda la vida. Fuerza bien, su primer trabajo, se coló entre lo mejor del 2010 y en nuestros estantes… ahora llegan con nuevos temas.

Wah Wah abrirá sus puertas a las 22 horas. La entrada anticipada cuesta 15 € (Ámsterdam, Tipo, Fnac, Carrefour, Ticketmaster) y en taquilla 18 €.

Aquí os dejamos con las fechas de The New Raemon:

+ Fiesta Vinilo Valencia: 4 noviembre Wah Wah, Valencia. + Los Átomos djs

+ 5 noviembre Stereo, Murcia.

+ 17 noviembre La Fabrica de Chocolate, Vigo.

+ 18 noviembre Sala Karma, Pontevedra.

+ 19 noviembre Le Club, A Coruña.

+ 24 noviembre Antzokia, Bilbao.

+ 17 diciembre Stereo, Alicante.

+ 13 enero 2012 Apolo, Barcelona.

(Foto de la noticia de David Elvira)

También te podría gustar...