The New Raemon: El Rey del Botànic

Pasadas las nueve y media apareció Ramón Rodríguez de entre los árboles magistrales del Jardí Botànic, ataviado con un traje negro y dispuesto a ofrecernos un concierto en acústico, con el ambiente mágico de un espacio único ambientado a la perfección para disfrutar durante hora y media de su música.

Da comienzo un formato acústico en el que sólo estaban su voz, su guitarra y el acompañamiento de Javi Vega al bajo. “La cafetera” es la primera cita en forma de canción, dos minutos y ocho segundos que bastaron para meterse al público en el bolsillo y dar el pistoletazo de salida a una fiesta íntima llena de canciones desgarradoras y letras de las que se clavan bien dentro.

Y así continuó este viaje por las canciones de The New Raemon, “Sucedáneos”, “La ofensa” y “Hoy estreno” fueron las siguientes paradas hasta llegar a una especie de transbordo musical que el propio Ramón catalogó así: “esta es una de las pocas canciones que tengo felices” y no podía ser otra que “La Reina del Amazonas” donde los asistentes comenzaron a bailar desde el primer acorde. Acto seguido empezó a sonar la enigmática “Oh, Rompehielos” que da nombre al último disco de The New Raemon y que simboliza su vuelta a BCore, su sello discográfico de siempre.

Y así prosiguió el petit espectáculo dónde en ocasiones, las voces del público se fusionaban con las de Ramón Rodríguez regalándonos un eco exquisito entre el silencio del espacio y la luz tenue del escenario, ambiente propicio incluso para aquellos  temas de “aquel disco que no le gustó a nadie” -refiriéndose a “Tinieblas, por fin”- como “Galatea”.

Sin embargo, lejos de desanimar al público, The New Raemon nos mostró su lado más personal, contando sus historias de vida y anécdotas del pasado, aprovechando la presencia de algún paisano de su pueblo de nacimiento que entre risas, contagiaba a los afortunados que estaban viviendo una noche de viernes diferente.

Casi al final del concierto, Javi Vega abandonó el escenario para dejar solo ante el peligro a The New Raemon y deleitarnos con “Lo bello y lo bestia” o “El refugio de Superman” o la dolorosa pero magnífica “El Yeti”, sin duda una de las canciones favoritas entre aquellos que decidieron disfrutar del concierto.

También hubo lugar para los homenajes, en este caso los afortunados fueron Nueva Vulcano y su canción “Te debo un baile” versionada por el cantante catalán con mucha alma y con una acogida cariñosa por parte de aquellos cuantos que estaban entre el público.

Y como anunció el propio Ramón Rodríguez: “Yo cuando digo que es el final, es el final” y con esta sentencia, llegamos al festival de voces con la participación del público de “Tú, Garfunkel”. Por un lado la armonía y dulzura del público femenino, por otro, la parodia y diversión del público masculino y al fondo, la voz y presencia de un magnífico The New Raemon que cerró por todo lo alto la primera edición de Sons al Botánic.

Fotos: Ana Hospitaler.
Crónica: Aixa Valiente.

También te podría gustar...