The Buttshakers, el garaje del Averno

Poco más de medio centenar de personas se conjuraron a plantarle cara al calor cuando minutos antes de la medianoche, Chok Fermoso invocó a sus geniales Los Infierno.

Enérgico Garage-punk hecho en México, capaz de arrastrar los pies y las caderas de hasta el último condenado del averno. La rápida conexión de los mejicanos con el aforo creó un clima de complicidad entre el público y las dos bandas de la noche que terminó por derivar en una suerte de concierto en familia de esos que se disfrutan de forma especial.
Vestidos de riguroso negro con unas casacas cerradas hasta el cuello que solo pudieron aguantar puestas los dos primeros temas, Los Infierno desplegaron su particular visión del punk-rock garajero tan deudor de The Sonics como de Sex Pistols. Temas como “Soy el Rock & Roll” o “Están cambiando los colores de la vida”, mostraron a una banda muy bien engrasada con gran capacidad para contagiar su diversión sobre las tablas a los allí presentes. Para cuando entonaron su “Vas a llorar”, la sonrisa en la cara de muchos era el mejor testigo del éxito de estos siervos de Satanás de espeso mostacho y melena rizada.

Tras ellos, y después de una hora de concierto aproximadamente, la sección instrumental de The Buttshakers (es decir, la parte francesa de la banda) tomaba el escenario interpretando un intro para presentar a su cantante, Ciara Thompson. Desde aquí, la arrolladora voz de la de la norteamericana se hizo dueña de todo lo demás.

Después de un bloque inicial donde sonaron entre otras “The Start” y “Man’s World”, algunos intentos fallidos por parte de Ciara de comunicarse en inglés con el público dejaron claro que el potente sonido del grupo afincado en Lyon es su mejor forma de expresarse allá donde vayan. Y es que, en directo The Buttshakers parecen confiar tan ciegamente en su sonido como el derroche de actitud de una cantante con un talento natural como frontwoman.

La perfecta ejecución de medios tiempos como “Nothing To Hold” y su combinación con explosivas piezas de corte funk como “Wicked Woman” dominaron un acertado set-listcentrado de forma especial en la presentación del último trabajo de estudio de la banda,Wicked Woman (Copase Disques, 2012). La emulsión entre el Detroit Soul y la actitud punk de Ciara Thomson (capaz de dedicar “A Way To Get By” a una pareja entre el público a punto de casarse sin dejar de expresar alto y claro lo su opinión negativa respecto al matrimonio), sintetiza a la perfección la personalidad de esta interesante banda.

Hubo tiempo también para alguna versión como “Tell Mamma” (Etta James), “Shake a Tail Feather” (The Five Du-Tones), e incluso para que Thomson se subiera a la barra de El Loco bailando como poseída, bien por el espíritu de Janis Joplin o bien por el de Rob Tyner.

Finalmente, y después de casi hora y media de concierto, The Buttshakers ponían punto final a una noche de emociones fuertes y sonidos con personalidad. Un viaje musical desde México a St. Louis con escala en Lyon, convertido en antídoto perfecto de unos pocos contra los sofocos estivales.

También te podría gustar...