Sonograma y Dallasgracias: Deliciosa adicción

La noche del jueves, 29 de enero, Madrid se inundó de agua, gente y música. Y qué música. Esto último lo sé de buena tinta porque acudí a la Sala Costello Club con ganas de escuchar a las dos bandas que iban a participar en el ciclo de conciertos organizado por los productores Rams y Martí. Lo genial de este evento es que ha reunido, durante cuatro días, a diferentes grupos de música jóvenes y talentosos cuyo común denominador es el haber grabado con los también músicos, Ramiro Nieto, de The Right Ons, y Martí Perarnau, de Mucho.

El escenario de Costello estaba a punto de caramelo para recibir aquel día a la banda viguesa Dallasgracias y a los madrileños Sonograma. Ambos grupos iban a presentar nuevos temas, harían vibrar sus instrumentos y agitarían al público para que éste conservase sus vitaminas. Sobraban razones para asistir.

Los primeros en salir a escena fueron Dallasgracias. Los cuatro miembros de la banda presentaron su primer EP “La increíble chica de Australia”, que está cargado de temas de estilo indie-pop con toques psicodélicos.

Antes de empezar, y diré esto sin decir tontadas relacionadas con el nombre de la banda, ya que deben de estar hasta los mariloles, dieron las gracias a Martí y Ramiro por poder estar allí aquella noche.

Tras ocupar sus puestos, la batería comenzó a sonar, el bajo se unió segundos después y, sin ser consciente, empecé a mover mi cuerpo de un lado a otro guiada por El Vuelo Nocturno. Buen tema con buen título para sonar a aquellas horas. Otra de las primeras canciones que sonaron fue Ritual. Muy pero que muy bonita. Melodía suave, estribillo fuerte y coros con los que dejarse llevar.

La sala ya estaba candente pero con El chico de Australia avivaron todavía más la noche invernal. “Si no estás, iremos a buscarte” es la frase que corona la canción y que pronto fue coreada por el público. Presentaron además La Caída, un tema no incluido en su EP cuya tristeliz letra habla del rechazo y de los sentimientos que tal circunstancia trae.

Otra canción que llenó el local fue Lluvia de cometas. Trae consigo un videoclip que pronto verá la luz y una invitación tremenda a bailar. Robot fue la canción que cerró su directo y con la que dejaron clarinete que tienen energía y que saben expandirla.

Tras unos minutos de rigor, suficientes para que se doblase el número de asistentes, Sonograma asaltó el escenario. Llegaron con ganas de presentar nuevos temas en consonancia con el apetito que traía el público de escucharlos. Incandescente, el single de su anterior trabajo, inauguró su repertorio. Fue ideal para dejar claro la personalidad que gastan y hacer levantar las cejas a quien no los hubiese escuchado todavía. Continuaron con Sacramento, trabajo de título homónimo de su anterior EP, que puso el local a tono por medio de la fuerza de sus coros.

Tras repasar sus anteriores temas decidieron meterle mano a los nuevos. Presentaron Alguien más en el espejo. Su estribillo es tan pegadizo que poco tardó en incrustarse en mi limbo cerebral. Luego vino Interestelar. Preciosa. Trajo consigo una letra con la que entran ganas de leerla atentamente, reflexionar sobre sus frases y anotarlas para releerlas una y otra vez. Y si a eso le sumas la calidad de su melodía el cóctel musical uno se lo bebe sin dejar gota.

Siguieron con otras canciones recién salidas del horno, como Noctámbula y Tormenta, y que buena pinta tenían. Pude percibir que los años que atesoran como banda ahora se manifiestan en un sonido maduro y perfeccionado. Volvieron a tratar anteriores trabajos como fue Ensayo y Error. La potencia de esta canción llenó de energía hasta el último rincón de Costello. Finalmente Revolución causó lo que su título anuncia. Agradecieron también a Ramiro y Martí el haberles dado la oportunidad de estar sobre el escenario a la par que los aplausos que recibieron les correspondieron por el directo que habían presentado.

De repente el escenario se vació. Las peticiones del público por escuchar más canciones dieron a entender que Sonograma engancha y su nuevo trabajo creará una adicción saludable para cualquier oído que tenga la oportunidad de escucharlos.

También te podría gustar...