Second Coming y Tiger & Milk: Contra las adversidades

Todo parecía indicar que no era la mejor noche para afrontar el concierto de Second Coming y Tiger & Milk. Primero por la fecha escogida que coincidía con otros dos eventos musicales en la ciudad (Doctor Divago y Mishima); después por la cancelación de uno de los grupos que encabezaban el cartel, La Gran Alianza, con un proceso gripal que afectó a la banda, y por último el frío invernal que ha llegado de repente. Según la máxima de la Ley de Murphy que dice “Si algo puede salir mal, saldrá mal”, parecía que teníamos todas las papeletas para salir malparados de la situación. Pero ello no desanimó a los dos grupos, en un principio Tiger & Milk iniciaron ante una treintena de personas su actuación ya pasada la medianoche.

Ante lo que parece ser su concierto de despedida, aunque de modo temporal, los madrileños dieron lo mejor de sí mismos, empezando con un par de temas nuevos que podrían aparecer en un futuro como “Incondicional” y “Letizia”. Echando la vista al pasado el cuarteto interpretó “Azul Tigermilk” de uno de sus primeros EP´s y “La chica de la curva”, un single digital, canciones de poso amargo, con un toque de ironía en contraste con el pop dulce que escuchamos. “Diablu y abogáu” fue el primer tema que interpretaron de su primer larga duración “La cara norte”, cantado en asturiano como dijo su vocalista ya que es de aquellas tierras. Una canción que incluyeron a última hora fue “Tenemos que hablar”, a petición de la gente de Discos de la Bahía que se encontraban en la sala, sobre una relación que no debes tener con tu jefa-jefe. Otra canción nueva, “Cobardes” la dedicaron a los políticos que piensan que no podemos hacer nada para cambiar, y para finalizar interpretaron “Verbena 2000”, mucho más enérgica con un crescendo eléctrico.

Dedicaron el concierto a los dos compañeros que no pudieron viajar con el grupo (en realidad son un sexteto), ya que una se encontraba embarazada y otro fuera del país, así como a los miembros de La Gran Alianza.

Por parte de Second Coming no hay nada que podamos achacar a este grupo veterano, curtidos en mil directos en una trayectoria de más de una década a sus espaldas. Con una audiencia que aumentó en número, la banda de los hermanos Fayos (bajo y guitarra) y Salva Santos (batería) ofrecieron un directo arrollador a caballo entre el rock británico en general y en particular con los mods, con “125 mg”, un tema de su primer disco para abrir fuego, en una versión musculosa muy diferente a la del álbum.

De su más reciente producción interpretaron “Chico listo” y “Chaplin”, donde cambiaron el idioma inglés por el castellano.  El ritmo de Manchester impregnó “Watching Me”, donde el guitarrista se lució ofreciendo una versión extendida que arrancó la ovación del público. En sus conciertos es habitual que interpreten versiones de sus grupos favoritos, como hicieron con el “A Design For life” de Manic Street Preachers, y más tarde con el “Take me Out” de Franz Ferdinand, una canción rock de baile que les parece de lo mejor que se ha hecho en los últimos tiempos. “Ya consigo imaginar” marcada por el ritmo mancuniano de la batería hizo bailar a la concurrencia, pasando a continuación con un medio tiempo como es “Con solo una palabra” y la emotiva “Es por ti”, dedicada a su padre. Un par de versiones más para cerrar, “The Riverboat Song” de Ocean Colour Scene donde el público ya estaba entregado, y “Pretty Vacant” de Sex Pistols hicieron las delicias del respetable, que incansable pidió una más.

El guitarrista asintió con un “Vosotros lo habéis querido” y comenzó a rasgar su instrumento para interpretar “So Lonely” de The Police que fue un broche perfecto a la actuación de los modfathers de Alcoy.

Carlos Ciurana || @SlippyDj

También te podría gustar...