Proyecto Blackstar, o como viajar a través del legado prodigioso

¿Qué es David Bowie? Es absurdo redescubrir una de las figuras más influyentes en la cultura pop y el arte moderno. ¿O no?

Proyecto Blackstar nació a finales del pasado verano, hace ya seis meses, con la intención de acercar al público la última obra maestra de David Bowie. No en formato homenaje/ tributo, sino como una aproximación al propio material y reinterpretado como arte mutante que es. Pese a que los músicos habían puntualizado este importante matiz antes de entrar en la sala había desconocimiento, incredulidad y una alta dosis de expectación ante lo que estaba por llegar.

IN1702_9945

La Sala Russafa se encargaba de acoger el estreno con un sold out histórico. Los músicos salían al escenario (Samuel Reina, voz y guitarra acústica; Remi Carreres, bajo y efectos; Pablo “Andreas” Pérez, saxo, efectos y Dani Cardona, batería y percusión), siempre acompañados por Epi Neuraska, encargado del diseño de visuales. Es por eso que Proyecto Blackstar es un quinteto indivisible, no cuarteto, ya que aquí las visuales que iban siendo lanzadas eran parte esencial de la propuesta escénica.

Pocos instantes tardaron en meterse al público en el bolsillo, primer fenómeno paranormal de la noche, ya que el material que se trata es altamente denso y de circunstancias emocionales de gran calado. El segundo gran hechizo que caería sobre los presentes fue cosa del hipnotismo, ya que al contrario que lo que ya es norma la platea tardó más de lo imaginable en sacar los móviles para capturar el momento. El efecto magnético era tal que la hora de música se consumió como si se tratara de cinco minutos. Este era el comentario generalizado entre el respetable a la salida del espectáculo.

IN1702_9959

En el caso del abajo firmante esa hora de música le sirvió para hacerse muchas preguntas, y entre otros fenómenos fabulosos, para perderle el miedo al “Blacstar”. Tras comprar el disco el día del lanzamiento y escucharlo repetidamente durante todo el fin de semana tras la desaparición de Bowie lo guardé en un cajón, porque no había objeto en mi habitación que me recordara tanto a la muerte. Pero como el propio Bowie nos ha enseñado la muerte como tal (en su caso transformada en 7 canciones) no es el final, sino la reinterpretación y puesta al día de nuestro legado con el otro.

En Valencia el legado de Bowie ha vuelto a empezar, y se llama Proyecto Blackstar.

IN1702_9916

Tras el éxito de asistencia la organización y la sala acaban de confirmar que Proyecto Blackstar volverá a ser interpretado el 4 de marzo en la Sala Russafa.

IN1702_9910

Fotos: Iván Navarro

Crónica: Sergio F. Fernández

También te podría gustar...