Podenco encandilan en el primer concierto Pre-Deleste

La estéril y antigua discusión en la que dos conejos dejan de correr para discernir si son galgos o podencos los perros que les perseguían para darles alcance, algo insustancial, porque fueran unos u otros acabarían colgando de las mandíbulas de esos naturales cazadores, ya tiene respuesta: SON PODENCOS.

Anoche asistimos a lo se ha venido definiendo, en el pasado analógico, como el nacimiento de una estrella. La noche del primer concierto un trío valenciano:PODENCO.
Quizás al que lo lea le parezca atrevido el párrafo anterior. Quizás. No puedo recordar cuántas veces he asistido al debut de un grupo, pero sí he visto muchos grupos que empiezan, y digo que nunca me había sorprendido tanto un estreno.

Ya que a Quique Medina no le corresponde, por ser arte y parte, comentar lo que los primeros afortunados pudimos ver y escuchar en Matisse, lo hago yo.

El primer regalo previo al Deleste lo recibimos anoche, entre familiares y amigos de las bandas, un grupo nutrido de aficionados que confiamos en el buen gusto de los programadores. Y nos quedamos de piedra, es decir, fijos, petrificados, clavados en el sitio, al ver que, una tras otra, todas las canciones que ejecutaron en su debut en directo PODENCO eran de alta intensidad, enorme dificultad y además poseían el gancho necesario para mantenerte alerta aunque la duración de alguna se fuera a los seis minutos y prácticamente no utilizaran el recurso del estribillo.

Se dice pronto. Casi una hora de concierto y nos tuvieron encandilados. PODENCO son un trío tradicional. Con una sincera y efectiva base rítmica que hace algo más que acompañar a, y hay que destacarlo, un jovencísimo guitarrista que no necesitó de varios instrumentos para hacer las diabluras que hizo (creo que no cambió de guitarra en todo el concierto), y que cantó de forma personal y sin titubeos, sin que los nervios del debut de los primeros treinta segundos le hicieran ninguna mala pasada en lo sucesivo.

Y lo sucesivo fue un derroche de originalidad y frescura, pero puesta al servicio de una compleja arquitectura de canciones bien construidas, sólidas, en un repertorio variado de rock que, por dar unas pistas, podría parecerse a los Pixies, pero no, a los Kings Of Leon, pero no, a los Black Keys, pero no, o a Jeff Buckley, pero no.

Todo el concierto fue una carrera en la que, sorprendidos, veíamos que PODENCO estaba adelantando por la derecha a muchos otros galgos que aún ladran por detrás y en la que nos condujo hacia arriba y hacia abajo, por terraplenes, por su particular montaña rusa.

Durante el show pensé, lástima que no sean de Seattle para que tuvieran un recorrido global. Deberíamos exportarlos. Agradecidos al Deleste por el descubrimiento. PODENCOya ha grabado unas cuantas canciones en Stardust Estudios con Sergio DeveceUnos temas que publicaban unos días antes en Bandcamp.

No me extrañaría que PODENCO esté incluido en el próximo cartel del Deleste del año próximo como lo está otro trío valenciano en el cartel del Deleste de la semana que viene, Johnny B. Zero, otro grupo con un guitarrista original y fuera de las modas.

Desafortunadamente tuve que salir cuando Univers, el otro regalo del Deleste en la ciudad, solo llevaba unas pocas canciones, por lo que dejo para mejor ocasión poder comentarlo en más detalle.

* El jueves 17 de octubre (un día antes del festival) tendrá lugar el segundo de los conciertos Pre-Deleste en la Sala Matisse. Esta vez será el turno de Aliment(Barcelona) y Mox Nox (Valencia).

También te podría gustar...