Perro Grande graba su próxima referencia

Perro Grande, el grupo valenciano de noise-rock, se ha encerrado durante una intensa jornada sin pausa, para ventilarse el material que conformará su próxima referencia. Será ya el tercer trabajo (no dejen de escuchar los dos primeros) de este prolífico trío de solo dos años de vida. El nuevo Ep se llamará Ç y contendrá cinco temas y varias sesiones improvisadas. Todo ello grabado en directo, al calor del estudio.

A la infatigable y enfermiza inquietud de sus componentes, hay que sumarle la disposición de tener al técnico en casa. Sergio Devece (también en CorcobadoLa Muñeca de SalPunxsutawney Phil o Spheniscidae) es pata fundamental de este animal trípode y, además, el encargado de grabar y producir las canciones. Son muchos los grupos que pasan a lo largo del año por los estudios de Devece y, claro, era el turno de Perro Grande. (Nos cuenta Devece que ahora tiene a ¡siete formaciones grabando!).

Nacho Nácher (guitarra) y Borja Boscá (bajo) completan esta terna de bregados músicos que en este proyecto han apostado por dejarse llevar por la poesía del ruidismo y el rock instrumental que desde siempre les ha pirrado. Un vía nada comercial pero que surge de la necesidad vital y artística de estos obreros del underground. Por cierto, que también tienen un hijo bastardo más bizarro e incontinente con fines improvisatorios de nombre Portero Regateador (banda para la que se apoyan en las guitarras de Juan Luis Salmerón).

Con Perro Grande ya han pisado escenarios de dentro y fuera de Valencia, y es con el siguiente trabajo, y ya poseedores de un repertorio más amplio, con el que se han propuesto organizar una elaborada gira de espacios alternativos que les transporte incluso allende nuestras fronteras.

Por la fotos que han colgado en su Facebook, las noches de grabación han sido tan febriles como su música. Llegaron a arrastrar los amplis hasta el baño en busca del ruido perfecto. Esperamos con ganas ese Ep que llegará después de verano. Pues eso, para cagarse.

También te podría gustar...