Osaka Monaurail, el expreso del Sol Naciente

Una espectacular entrada como hacía tiempo no observábamos en el Loco Club recibió a los embajadores nipones del funk, Osaka Monaurail, que junto a The Go! Freaks rompieron suelas entre el respetable que se arremolinaba frente al escenario. Sudor y baile, características propias del funk que el público mostró ante las dos bandas en un ritmo desenfrenado por espacio de unas tres horas sumando los dos conciertos.

Por parte de los locales The Go! Freaks, interpretaron los temas de su primer álbum “This Is Cabanyal Soul”, donde contaron con sección de viento además de su habitual formación. Los sonidos del wahwah del guitarrista dejaron huella en las composiciones de la banda, con su frontman ofreciendo unos pasos de baile con los que imitaba a James Brown y en ocasiones resultaban fuera de lugar, no sabemos si esta parte del show entra en el terreno de la comedia. En la parte musical nada que objetar, temas conocidos como “Cannibal”, “Got To Move” o la versión del “Sookie Sookie”, aderezado en ocasiones con ritmos latinos. Buena forma de calentar el ambiente.

Los componentes de Osaka Monaurail llegaban de una extensa gira europea que los ha llevado por Francia, Alemania y República Checa, finalizando en España con dos conciertos en Madrid y Valencia cerrando. Los ocho componentes de la banda trajeados fueron desfilando entre el público hasta alcanzar el escenario: dos guitarristas, bajo, batería y sección de viento (saxofón y dos trompetistas) interpretando temas instrumentales hasta que su vocalista Ryo Nakata sale a escena. Aquí si podemos hablar de un líder carismático, aunque no posea una gran voz, que emula los movimientos de baile del padrino del funk sin caer en la parodia, incluso hacía funciones de teclista en algunos temas. La mezcla de funk, soul e instrumentales como salidos de una banda sonora de cine “blaxploitation” animó al público.

Gozamos con las coreografías de la sección de viento, haciendo rodar sus trompetas como pistolas, o los estupendos solos de guitarra de los guitarristas. Los temas de su más reciente disco “Riptide” se escucharon en la sala como “(She´s A) Riptide” y otras ya conocidas como “Walk On By” o la versión del “Sex Machine” de James Brown, donde el guitarrista tuvo la oportunidad de lucirse. Quizá se alargó demasiado con los speeches de Nakata hacia la banda en la que buscaba su yeah de aprobación, como única pega a la vibrante actuación. Otro de los momentos hot de la noche fue al interpretar el tema “Fruit Basket”, y una vez finalizado el concierto bajaron del escenario pero esta vez el público fue soberano y volvieron a hacer el recorrido para terminar con “Funky Chicken” de Rufus Thomas, con toda la banda haciendo la coreografía del baile de la gallina, agitando los brazos. Una gran actuación de dos horas en la que comprobamos que los japoneses también tienen funk.

Fotos: Fran Calabuig
Crónica: Carlos Ciurana

También te podría gustar...