Nueva Vulcano, artesanos del flow y del arte

Hacía casi seis años que Nueva Vulcano no presentaban nuevo material discográfico. Aquel “Los Peces de Colores” que consolidó al grupo de Bcore dejó el listón tan alto que difícilmente se podía imaginar que la vuelta de los catalanes con “Novelería” repitiese aquella buena acogida por parte de la crítica. En 2013 asomó la cabeza el single que dejaría entrever lo que era este nuevo disco y que ha sido motivo para esta gira estatal que hacía su parada en La Rambleta y que traía a unos invitados muy en forma; los valencianos Cuello.

La banda liderada por el incansable Jose Guerrero abrió la noche con la adictiva Estudiándote que ya hacía mover las cabezas y los cuerpos de los reunidos. Sonando muy compactos pero quizás con un exceso de potencia y un cierto descontrol en cuanto al sonido en la sala, fueron desgranando sus dos LP’s que los han convertido en uno de los grupos más interesantes del underground valenciano. Buen comienzo para una noche que nos traía a lo más exquisito del underground estatal.

Casi a medianoche hacían su aparición los miembros de Nueva Vulcano acompañados de Marc Clos a las percusiones, teclados, voces y metalófono incluido. Con un sonido bastante más controlado y mejorado respecto al que sufrió la banda valenciana, los catalanes arrancaron con un setlist que haría disfrutar tanto a los nuevos seguidores como a los nostálgicos.

Con Artur un tanto afónico y un público observador pero no con demasiadas ganas de mover el esqueleto, el principio del concierto trajo unas sensaciones un tanto frías. Una ejecución perfecta por parte de Nueva Vulcano pero que parecía no encontrar una respuesta a sus ritmos frenéticos y melodías pegadizas. Sonaron canciones del disco que venían presentando. Auténticos grandes nuevos hits como El MirloHasta la Boya y Volver Pop y Espiritualidad iban acercando al público hacia momentos de éxtasis como los vividos en aquel concierto en el pasado Deleste Festival en el que el público sí que se entregó al baile. Y precisamente tuvo que ser con Te Debo un Baile  y Dulce y Ácida cuando se llegó a producir esta comunión. A partir de aquí vimos un segundo concierto en donde la gente supo responder al buen saber hacer de Nueva Vulcano. Tras acabar el concierto salieron a hacer un bis que más bien fue, como dijeron ellos, tocar unas canciones más y que se prolongó para el deleite de los asistentes. Una segunda parte del concierto en donde se permitieron revisitar sus canciones de toda su discografía entre las que sonaron Amor Moderno, Esto No es París, El día de la Luna o una potente versión de uno de sus referentes; Guided by Voices con la canción Teenage FBI.

En definitiva, una noche para rememorar lo mejor de estos artesanos del underground que nos cantan con flow, pop, espiritualidad y mucho arte.

Fotos: Estefania Mora. 
Crónica: Nerea Serrano. 

También te podría gustar...