Nudozurdo es peligro

Con las sensaciones del concierto de Nudozurdo recientes en mi cabeza, y el zumbido resonando en mis oídos, me dispongo a trasladar esos estímulos al papel. El nuevo disco de Nudozurdo, “Rojo es peligro”, aparecido hace unos días, sirvió como excusa para su actuación en la sala Wah Wah, que en un principio mostraba un aspecto desangelado pero finalmente logró una buena entrada. El público valenciano no acaba de asumir el concepto de puntualidad, y el día que comience un grupo a su hora más de uno va a lamentarlo. Pasadas las once y media de la noche el trío subió al escenario, presentando su guitarrista Leo Mateos el primer tema, “El Diablo fue bueno conmigo”, con una etérea introducción instrumental que fue subiendo en intensidad. La docena de pedales que Leo utilizó auguraba una electrizante noche, así como el monstruoso amplificador Orange a sus espaldas que escupía los punteos de guitarra.

Ya de primeras comenzaron con sus grandes temas, como “Ha sido divertido”, la melancolía de “Mil espejos” con la mirada de Leo perdida en un punto mientras rasga sus cuerdas, y en un momento de la actuación debido al ímpetu se soltó la correa de la guitarra. Sonó la celebrada “El Hijo de Dios” con distorsión final empalmando con “Dentro de él” y su ritmo motorik, que la nueva incorporación a la batería, Ricky Lavado de Standstill, mantuvo a la perfección, acompañado a la sección rítmica en el bajo por Meta, con su ritmo fluido pero contundente. Aunque sonó del nuevo álbum “El grito”, los teclados escuchados en el concierto salían de un portátil. El punto final llegó con “Negativo”, abandonando el escenario con el feedback de la guitarra saliendo del ampli, que dejaron sonando hasta que subieron de nuevo al escenario.

No siento el amor y tu amor es falso” dio pie al bis, otro tema del disco nuevo, seguido de “Prometo hacerte daño”, y lo consiguieron, hiriendo nuestros oídos con el muro de sonido que embastaron entre los tres. Para terminar ofrecieron la intensidad de “Dosis modernas”, cuyos acorde te transportan a otro nivel de realidad en una catarsis final. Nudozurdo evolucionan en busca de nuevas sonoridades y son una de las bandas españolas con un directo arrollador, como pudimos confirmar.

Carlos Ciurana // @SlippyDj

También te podría gustar...