Nada Surf, leyendas del rock

Nada Surf, referente del rock alternativo independiente, presente en tus setlists desde los 90, viene a la Riviera. Cerca del escenario, giro la cabeza y veo que estos tipos de Brooklyn han congregado a unas mil quinientas personas, supongo que dos décadas de oficio logran cosas así. Por fin más de uno va a quitarse la espinita de verlos en directo porque no pisaban España desde 2012.

Abren con la nueva Cold to see clear, saltos, estribillo pegadizo y vello de punta. Acaban de empezar y el público ya se ha vuelto loco. Al rato Whose Authority trae algo de calma. Weightless cae como referente de su rock original a dos velocidades y su nueva Animal da ritmo. Y es que son inteligentes, su repertorio está equilibrado, lo suficiente como para emocionar, bailar y gritar en los 105 minutos que va a durar este evento.

Ahora, tras fichar al guitarrista Doug Gillard, funcionan bien como cuarteto. Están divertidos, cercanos, frescos. Daniel Lorca llama la atención, es el ejemplo de que se puede ser un chulo sin hacerse el chulo. Da gusto ver como toca su bajo mientras sujeta un cigarro entre sus labios.

Caigo en que viene un bis de traca, han dejado los misiles en reserva para lanzarlos al final y hacer que sintamos nuestro corazón por encima de la piel. Hyperspace y Popular son un sano ejercicio de nostalgia, más de uno vuelve a ser adolescente otra vez.

Always Love te mata y con Blankest Year, la última que tocan, te resucitan. Todos gritamos eso de “Oh, fuck it, fuck it!”, qué bueno. Muy bien te las tienes que ingeniar para gritarle eso al público y que te aplaudan como si les chillases la cura contra todos los males…

“Oh fuck it… I’m going to have a party!!”

Crónica: Carmen Sánchez Adán
Fotos: Sergio F. Fernández

También te podría gustar...