MBC Fest, tibio recibimiento

Después de la polémica surgida por el cambio de emplazamiento del festival (de Puerto de Sagunto a Valencia y otra vez al Puerto), el MBC Fest abrió sus puertas en la fecha prevista. El marco incomparable que nos prometen se queda en el exterior, con la vista del Alto Horno y las grúas del puerto, pero el interior deja que desear, ya que encontramos un mejorable descampado de gravilla y arena. Sin embargo los escenarios, que es lo importante, funcionan a la perfección, sin retrasos en el horario y alternando las actuaciones en el escenario Deleste y el Ron Barceló. Sin problemas podemos llegar a ver perfectamente una docena de conciertos, aunque al final de la noche el cuerpo se resiente.

Lo de “festival gourmet” se queda en los diversos puestos de comida, que ofertan desde café a pizza pasando por hamburguesas, crepes o perritos calientes, y el precio resulta un tanto elevado. Entre los 2 y 4 tickets (a 1´25 € cada uno) pueden pedir por una hamburguesa con cebolla caramelizada o un perrito caliente con queso y salsas diversas, echen un cálculo. Sin embargo, lo que pidas en el recinto debes consumirlo allí mismo, sin posibilidad de acceder al exterior con la comida o bebida, no comprendemos dicha norma que nos explicó el vigilante de seguridad a la salida.

En cuanto al público, la jornada inaugural fue muy floja, presentando una pobre entrada sobre las 19 horas, apenas 500 personas y a lo largo de la noche se duplicaría dicha cantidad. El frío reinante en el ambiente tampoco ayudó. Además de las consabidas caídas de cartel de Levon Vincent y Blackbird Blackbird, ayer mismo recibíamos la noticia de la cancelación de Yuksek, por enfermedad del artista. Otro ladrillo en el muro…

En el aspecto meramente musical, iniciamos nuestra andadura en el escenario Ron Barceló con los últimos minutos de los donostiarras Correos, que caldearon el ambiente con un pop-rock de manual, sin sobresaltos. A continuación, Testarosa presentaron las melodías de su EP ”La Marina”, bajo la sombra de Weezer con un power-pop adictivo de coros melódicos cuyas canciones no dejas de tararear. El estreno de Coleccionistas, la banda formada por Tortel, Ramírez y el veterano  Remi Carreres  (Glamour, Comité Cisne, Marredo & Montag) se decanta por un sonido pop de tintes electrónicos y destellos tropicales, que dejó buenas sensaciones entre el público. Más áridos y experimentales resultaron Holograma, el dúo de gaditanos a la guitarra y teclados nos hicieron bailar con un krautrock heredero de bandas germanas como Neu! o Can, con algún fallo en el sonido del micro al inicio del concierto.

La tranquilidad de Modelo de Respuesta Polar fue un verdadero contraste con lo escuchado anteriormente, del ruido a la calma, de menos a más. Con una intensidad contenida, los de Borja Mompó se dejan lo mejor de su repertorio para el final, incluyendo el single “Crece” y el cierre con la rítmica batería de Pau Paredes en “La jaula de oro”. Los catalanes Univers recogen el testigo de la oleada británica del C-86, como discípulos de The Wedding Present o The Jesus & Mary Chain  aunque cantando sus temas en su idioma materno. Dejaron huella entre el público que los ovacionó efusivamente.

A continuación, uno de los grupos esperados de la noche, Grupo de Expertos Solynieve cumplió su papel de atracción de masas ya que la banda de J y Manu Ferrón logró congregar a la práctica totalidad de los asistentes. “La nueva reconquista de Graná” dio comienzo a su actuación, con las melodías que deambulan entre el folk y el country como “Colinas bermejas”, o “Claro y meridiano”, para poner fin con “La reina de Inglatera” en un concierto muy parecido al que ofrecieron en el pasado Deleste Festival. El dúo setabense Siberian Wolves fueron contundentes y expeditivos con su rock de tendencias psicodélicas, en apenas 30 minutos nos ofrecieron los temas de su primer disco de forma arrolladora, solo guitarra y batería bastaron para dejar claro que les espera un  futuro brillante.

Otro de los grupos que aglutinaron al respetable alrededor del escenario fueron los norteamericanos The Pains of Being Pure At Heart que en formato de cuarteto (faltaba la teclista, se echaron en falta los coros) trasladaron sus temas vibrantes de querencia británica del  indie-noise. No faltaron  “Everything With You”, “Heart In Your Heartbreak” o  “Come Saturday” poniendo punto final con “Young Adult Friction”. Un concierto breve pero intenso, como dato curioso al finalizar, el vocalista bajó al foso para hacerse fotos con sus fans.

Lo de Mujeres es muy bestia. El rock garagero de los catalanes se muestra en directo en todo su esplendor, aquí no valen medias tintas. Ponen toda la carne en el asador, incluso tras viajar diez horas en coche desde Galicia para asistir al festival. Entre lo escuchado, “Aquellos ojos” con Quique Medina como invitado al escenario y la versión de Kokoshca de “No volveré”. En cambio, con Los Punsetes se mantuvo estática su vocalista Ariadna (vestida con un traje blanco) durante todo el tiempo, hasta que al final tuvo que ponerse una cazadora por el frío. El concierto fue una sucesión de éxitos, desde la inicial “Nit de l´albá” hasta “Me gusta que me pegues”, el pop ácido y políticamente incorrecto de la banda no deja títere con cabeza, así que nos guardaremos nuestra “Opinión de mierda”.

El sonido ochentero de Ellos quizá no fue de lo que obtuvo mejor recibimiento, vestidos de blanco inmaculado, con banda completa y coristas, en una actuación irregular. De todas formas, sonaron éxitos como “Campeón” con el pop bailable que los caracteriza. Para terminar el recorrido del viernes, los murcianos Perro nos dejaron su amalgama de estilos, del rock al pop pasando por el punk con temas como “Bicicleta” o “La reina de Inglaterra”, quejándose del frio con un “Estamos más helados que una llave”, antes de que abandonáramos el recinto.

Carlos Ciurana // @slippyDj

También te podría gustar...