Luna y Panorama de los Insectos, todo es posible

Todo lo que puedes ver sin ojos mirando hacia dentro es un mundo de magia”. No le falta razón a esta cita de Luna y Panorama de los Insectos que aparecía en la pantalla donde se proyectaban las imágenes que acompañaban a las canciones de su primer disco. Un mundo mágico que lograba un precioso efecto entre sonido e imagen que perseguía gracias al lugar donde se desarrolló el espectáculo Todoloposible, la sala Russafa. Una sala repleta ya que se había colgado el cartel de “localidades agotadas”, y que resultó ser el marco ideal para crear un ambiente especial, en el que la penumbra jugó un factor importante para lograr el objetivo de emocionar al respetable.

Dividido en cinco actos, el espectáculo se sucedió sin interrupciones por parte de la banda, creando una atmósfera sin igual que alcanzó cotas de alta intensidad en temas como “Toda la tristeza”, donde el violonchelo tuvo especial relevancia. Al quinteto comandado por Carlos Luna(guitarra acústica y voz) se sumaron algunas colaboraciones como la de Odisseu Fill de Laertes a la percusión, y una trapecista realizando acrobacias con la cuerda, que le dio un toque teatral al espectáculo.
Con “No volver” se proyectó inicialmente el vídeo en la pantalla, para terminar la banda acompañando musicalmente las imágenes en el tramo instrumental de la canción. Pero si destacamos un tema en concreto, “Agua bailada en el agua” debe ser la escogida, uno de los momentos clave del concierto con una introducción en la que se escuchaba el sonido de una máquina de escribir golpeando las teclas a la vez que el batería y el teclista extraían sonidos de una copa de cristal. El “Pequeño vals vienés” con la melódica y xilófono deClara, no hizo sino aumentar el tono poético del concierto en su acepción mas “lorquiana”, convirtiéndolo en más intimista. El acordeón, manejado por el teclista, hizo que los ecos dechanson francesa se hicieran más evidentes.

A partir del cuarto acto interpretaron nuevas canciones que no se incluyen en el disco y variaciones sobre un tema, con una especie de improvisación que se convirtió en un ritual del caos, por lo que hubo un ligero bache que restó puntos al total de la actuación.

Pero esto no empaña la actuación de Luna y Panorama de los Insectos, con Carlos Luna presentando al grupo uno por uno al finalizar, recibiendo el aplauso unánime y generalizado del público.

Una propuesta que no dejará indiferente a todo aquel que se acerque a comprobarlo. Bienvenidos al mundo de Carlos Luna.

También te podría gustar...