Los mejores momentos del #Deleste14 para el público

Una vez superada la resaca del Deleste melómanos, periodistas y profesionales del sector seleccionan sus mejores momentos del 24 y 25 de octubre en la Rambleta durante el festival que no deja de crecer:

 

Ramon Marrades (economista urbano):
Para mí el pogo fraternal entre treintañeros felices del concierto de Nueva Vulcano, sin duda.

 

Melo Hanna (vocalista de We Used to Pray):
Tropezaba por los pasillos del backstage, cámara en mano, en pleno apogeo del sábado. Los “planetas” se alinearon para que pudiera toparme con Jota y me dedicara un minuto para decirme en una palabra que era para él el Deleste: Es un festival “guapante“, dijo con su solemnidad imponente y acento marcado. En ese momento me di cuenta de que la creación de palabras nuevas no era más que una fracción de lo que puede parir el Deleste.

 

Nerea Serrano (estudiante de Filología Inglesa y Filología Hispánica):
Nueva Vulcano
fueron el broche de oro a un festival que no para de crecer. Con varias paradas en Valencia desde su reunión, la del sábado en el Deleste fue una explosión de emoción y fuerza. También memorable el dúo Za! que desde el auditorio animaron pronto la noche para que continuásemos al ritmo de la psicodélia de Pony Bravo, el sorpresón de Belako y la fiesta final de El Columpio Asesino en la jornada inaugural.

 

Vicent Molins (Valencia Plaza, SER Valencia, València Vibrant):
Sucedió el viernes cuando El Columpio Asesino estaba llamando a rebato. Son esos episodios volcánicos en los que se celebra la colectividad en crudo, sin ninguna pose, sólo movidos por una entusiasmo grupal que cuando estalla te desarma y ya no te puedes resistir; sólo dejarte llevar como lava a la merced, mirando al este, con la cabeza bien alta, joder. Eso es lo que recuerdo.

 

Lorena Palasios (graduada en Comunicación Audiovisual y melómana):
Toda una sala saltando al ritmo de Vandalism, moviendo las caderas en La Rave de Dios o cantando a grito “pelao” Talavera de la Reina de Inglaterra como un himno generacional. Pero sin duda, lo más importante que destacaría del Deleste 2014 es haberlo disfrutado como un encuentro entre amigos.

 

Carlos Ciurana (periodista musical):
El mejor momento del festival Deleste 2014 vino de la mano de Belako, el jóven cuarteto de Mungia que sorprendió por su actitud y buen hacer sobre el escenario Jagërmeister. A pesar de que su álbum “Eurie” suena realmente bien, su traslación al directo es toda una experiencia sonora, los temas suenan musculados y rotundos dejando una sensación de asombro en el público. Asombro por la juventud de la banda, los mimbres están puestos y las ideas claras, en lo que es una de las mejores apuestas que hemos visto pasar por el festival valenciano.

 

Iñigo Soler (vocalista de Spheniscidae y Mare):
El momento que más me va a costar olvidar es el conciertazo de Nueva Vulcano. Me lo pasé en grande saltando delante del escenario disfrutando de todos sus temazos, solo por ese concierto ya merecía la pena todo el festi. Ha sido un fin de semana genial y hay muchas ganas de que sigan pasando cosas así en Valencia.

 

Carlos Ortigosa (MusicRooms Studio):
Impresionante el bolazo que se marcaron Za! en el Auditorio. Aun habiéndolos visto volvieron a sorprenderme muy gratamente, una propuesta arriesgada que en los tiempos que corren se agradece muy mucho.
Buena organización y una acústica en los recintos que es de agradecer.
Larga vida al Deleste!!!

 

Andrés Verdeguer (periodista, y miembro de Los Átomos Djs):
El Deleste, uno no acaba de saber por qué, es un festival de enormes y emocionantes sensaciones. Si el recuerdo de 2012 permanece imborrable con McEnroe y el de 2013 con Julio de la Rosa, 2014 ha sido y es para Belako. Por inesperada sorpresa, el concierto de los vascos adquirió una mayor rotundidad. Descaro, morbo, atrevimiento, insolente juventud, belleza y ruido, clase, audacia, inteligencia y una enrazada libertad absoluta. En definitiva, rock en mayúsculas. Sí, también la fuerza de Nueva Vulcano o el bolazo de Polock, ahí quedan. Y en carne propia, la suerte de hacer bailar al personal transformado en Átomo junto a Quique Medina en el apoteósico chape del festival. Eso sí que ya es la releche. Larga vida al Deleste, porque nos gusta sentir la música tal y como nos la ofrece.

Foto de portada de Fran Calabuig. 

También te podría gustar...