Llega Stars a Les Arts a Valencia, ciclo de conciertos pop de pedigrí

Combinar música pop de calidad con un entorno privilegiado y suntuoso es el objetivo de Stars a Les Arts. La ciudad de Valencia también merece la oportunidad de disfrutar de un ciclo en el que propuestas de largo recorrido e indudable calidad se puedan disfrutar en un enclave único, con excepcionales condiciones de sonido y cómodas prestaciones. Y ese es precisamente el hueco que viene a llenar el ciclo, que celebra sus primeros cuatro conciertos del 23 de octubre al 27 de noviembre, en una iniciativa que pretende gozar de continuidad y estabilidad durante el resto de la temporada.

La primera estrella en pisar el escenario del Palau de les Arts Reina Sofía será un viejo conocido del público español: Tony Hadley. El vocalista de Spandau Ballet, una de las bandas más emblemáticas de los año 80 y epítomes de la estética new romantic, llega en un momento más que propicio. Con el éxito cosechado por la larga gira de reunión de su grupo y la excelente acogida del documental Soul Boys of The Western World, de George Hencken, que narra la carrera del grupo, y fue presentado en festivales como el de Cannes. Su perfil en solitario no es tan célebre, pero Hadley no ha dejado de editar nuevos álbumes a su nombre a lo largo de las últimas dos décadas, en los que ha reflejado con naturalidad su progresión de ídolo pop de adolescentes a crooner maduro, especializado en la interpretación de standards, baladas y clásicos reinventados con sobriedad. Su actuación del 23 de octubre será una excelente ocasión para comprobar cómo combina sobre el escenario ambas facetas, la de aquel pop efervescente de los años 80 ya visto desde la atalaya de la madurez y la del intérprete todoterreno que ha perfeccionado en los últimos años.

También de los años 80 procede el crédito de Level 42, la exitosa banda que reventó las listas de éxitos gracias a temas como “Lessons in Love” o “Something About You”. Los de Manchester procedían de una generación que supo asumir en su país con maestría las enseñanzas del funk, el jazz y el soul de bajo octanaje (como ABC, Swing Out Sister o Fine Young Cannibals) para darles una lectura pop. Y Mark King y los suyos lo hicieron a la perfección en álbumes como World Machine (1985) o Running In The Family (1987). Tanto el que fuera su último trabajo, Retroglide (2006), como las excelentes prestaciones de su directo avalan aquello de que “quien tuvo, retuvo”. Porque los conciertos de Level 42 siguen siendo estupendas lecciones de clase y elegancia. Y es de presumir que el del 26 de noviembre no sea una excepción.

No obstante, unos días antes, el 11 de noviembre, será el turno para Ana Torroja, quien desgranará el contenido de su último álbum, registrado precisamente en directo (Conexión: En Vivo, 2015), justo en el momento en el que arrecian los rumores sobre esa posible reunión de Mecano que nunca termina de concretarse. En cualquier caso, pocos motivos para la desesperanza deben tener sus seguidores, porque temas como “Maquillaje”, “Barco a Venus” o “La Fuerza del Destino” suelen compartir protagonismo sobre el escenario en sus conciertos con los de su producción propia, como “Infiel”, “A Contratiempo” o “Disculpa”.

Cerrará esta primera manga del ciclo, el 27 de noviembre, otra diva del pop que lleva más de 25 años editando álbumes de pop bailable, sensual y sofisticado, aunque casi todo el mundo la recuerde por sus temas de finales de la década de los 80 y principios de los 90: Lisa Stansfield. La actriz y vocalista británica saltó a la fama de la mano de Coldcut y aquel demoledor single que fue “People Hold On”, en 1989, pero desde entonces enlazó una serie de hits, ya a su propio nombre, que la encumbraron como una de las artistas más exitosas de la primera mitad de los 90. Temas como “All Around The World”, “This Is The Right Time” o “You Can’t Deny It” son de dominio más que público, éxitos inapelables que prácticamente todo el mundo puede recordar fácilmente, y que se hicieron omnipresentes en cualquier pista de baile.

Aunque en los últimos diez años se ha volcado más en su carrera interpretativa que en la estrictamente musical, Lisa Stansfield volvió hace un par de años con el más que consistente Seven (2013), una nueva ración de melodías infectadas por el bendito virus de la disco music, el soul satinado y el jazz pop. Así que su actuación será una espléndida ocasión para ratificar el renacido impulso con el que ha retomado su carrera y su vuelta a los escenarios, tanto con sus clásicos como con sus competentes temas nuevos.

El precio de las entradas para cada uno de los cuatro conciertos oscila entre los 28 y los 150 euros, según condiciones de visibilidad y proximidad al escenario, y están a la venta a partir del 20 de agosto en ww.entradas.com, El Corte Inglés y el punto de venta oficial del ciclo en Facebook. El ciclo ofrecerá ventajosas condiciones para fidelizar a sus seguidores mediante un club de socios, a través del que se podrá disfrutar de prestaciones extra, ofreciendo un plus de calidad.

También te podría gustar...