León Benavente: Apisonadora

Muchos ya sabíamos que León Benavente habían firmado uno de los mejores discos del año. Pero faltaba algo; cabían dudas. Había que acudir al directo. Cerrar o dejar abierto un círculo que empezamos a trazar el pasado verano.

No era el único que tenía las expectativas en lo alto. En los aledaños de la sala Wah Wah preguntaban por entradas. Todo vendido. Y ni ellos mismos se lo acaban de creer. Lo flipan. Y así, sobre las 23:15, salían a escena. Cuatro hombres y 400 destinos.

Obreros del rock como son, siempre se han mantenido en la retaguardia de grupos punteros del indie. Ya saben: Nacho VegasTachenko…y los inexorables Schwarz. Y claro, ahora que toman las riendas hay que volver a puntuarlos. Catarlos en sala cerrada, a corta distancia, que es donde una banda se la juega.

De todos es bien sabido (y si no se lo digo yo) que a Abraham Boba le falta algo de voz. Que sus inmensas letras quedaban como alicaídas en sus reseñables discos en solitario. Que es un hombre tranquilo y tímido. Pues olvídense: anoche Boba fue rock. Supo capitanear a los suyos, preso de mordiente, a la victoria. Amartillea el Farfisa (a veces la guitarra eléctrica) y se enfrenta al micro como una fiera. Salta, baila, se vuelve loco. Pequeño pero matón, que diría aquel.

Apisonadoras. Eso es lo que son. Edu Baos y César Verdú son verdaderos tractores. Y llevados por la locomotora que de sus ritmos marcados y constantes llegamos al cielo. A Luis Rodríguez hay que nombrarlo también; por elegante y por certero. Con Vegas porta el bajo (y aquí, en algún momento, cuando Baos se pasaba a los teclados) pero en esta formación es el guitarrista principal; el que adorna con melodía al ‘bulldozer del indie’ que son León Benavente.

El concierto no tuvo valles. De principio a fin una metralleta de rock. Algunos dirán que es indie, que no es rock. Ellos se lo pierden. Tienen un disco y un Ep, o lo que es lo mismo: un álbum de 14 canciones. Por nombrar algunas memorables: “El Rey Ricardo” (muera), “La Palabra”, “Ánimo Valiente” y “Avanzan las negociaciones”. Ayer las tocaron todas. Y recados, porque escribir bien se puede con mensaje, varios. El bis era obligado. Y sí, ahora ya está claro: es el mejor disco nacional del año.

También te podría gustar...