Las Ruinas – Toni Bravo

Quinto disco de Las Ruinas, con el que la banda lleva un ritmo de publicación de un disco al año hasta que según ellos, desaparezcan con su décimo trabajo. Producido por la misma banda junto con Marco Morgione (quien lo ha grabado y mezclado), nos ofrecen trece temas con un sentimiento que mezcla pop y punk en píldoras de apenas tres minutos, a excepción de un tema. Guitarras limpias que se alejan de los sonidos más duros de anteriores entregas pero sin ablandarse, aunque siguen creando melodías que enganchan.

Las letras tienen como trasfondo en ocasiones la ciudad de Barcelona, además de contar cosas de su vida cotidiana a modo de confesiones. El tema con que se abre el disco, “Yo fui abducido” es la calma que precede a la tormenta, subiendo el ritmo en “Autómatas” con un riff de guitarra que acompaña al estribillo. En “Ramón y Cajal” hallamos una melodía más acelerada en la que nos hablan sobre una noche en un local nocturno, nombrando grupos en la letra “Lo que necesito eres tú / y suena Sonic Youth”.

Un corte directo y repleto de electricidad es “El estado del bienestar” con las guitarras sonando a todo trapo, bajando las revoluciones en la más tranquila “Paseo marítimo” en la que de nuevo afloran las reflexiones personales. “Postales” retoma la electricidad en una canción cuya inmediatez se refleja en el rápido fraseado y unas letras irónicas al igual que en “Cansado de mí” con un tono más punk y “Nada” aplicando la máxima acuñada por la explosión punk “No future” en su estribillo “Qué futuro / No hay futuro”.

Llegando al final del álbum tenemos un corte instrumental como es “Último tren” con un ritmo que simula el viaje sobre raíles, para cerrar con “Canción para ligar”, con la que nos hacen pensar. Las Ruinas han facturado un disco brillante, quizá el mejor de los que llevan publicados hasta el momento.

Carlos Ciurana || @SlippyDj 

También te podría gustar...