Las novedades de Estereotypo aterrizan en la capital

Estereotypo vino a Madrid el pasado viernes con ganas de presentar las novedades que trae su nuevo álbum “El ingobernable azar”, entre las que destacan el cambiar al castellano y la reorganización de la banda. Tenía especial curiosidad por verles en directo, en muchos medios anuncian que la vitalidad que transmiten es digna de ver, y qué razón tienen. Fue en la sala Independance donde actuaron los santanderinos, un local que tardó en llenarse, equipado con un amplio escenario.

La primera en sonar fue “Castillos en el aire”, su base disco vibró durante el tema y fue el ingrediente con el que anunciaron que iban a ofrecernos un concierto intenso. Poco después tocaron “De ataques y reproches”, que es de las que más recuerda a su anterior trabajo “Estereotypo” del 2013 al ser muy de pista de baile. Es lo que ocurre al escuchar su nuevo disco, tiene flash backs de sus anteriores trabajos, han retomado las guitarras y los sonidos crudos para crear algo nuevo, ahora suenan incluso más frescos.

Fue genial la actitud de David Van Bylen, voz y bajo, con sonrisas y comentarios entre las canciones, hizo que el público conectase con la banda. Al sonar “El ingobernable azar” hicieron ver que sus letras están cargadas de diferentes mensajes que invitan a reflexionar “de nada sirve elucubrar, el ingobernable azar todo lo determinará”. Con “Terapia solar” crearon una perfecta armonía entre las cuerdas y los coros entonados por Piloshka, la nueva incorporación en la banda, que ofreció una puesta en escena impecable, compaginó los bailes con su voz y el teclado, incluso acabó empuñando un megáfono en temas que vinieron después. Llegó el turno de A todos nos pasa, que ha sido su primer single, y Hacernos reacción. Se reservaron estas dos perlas indie-rock con base electro para lanzarlas cuando el local ya estaba candente después de tanta energía suministrada. En estas piezas Sergio Madrazos se dejó la piel al hacer sonar su batería.

Después de repasar su nuevo trabajo tocaron canciones de sus discos anteriores como I want more y el remix de Love me Do, temazo de The Beatles. Antes de terminar el concierto David saltó del escenario e invitó al público a cantar junto a él Everybody is Singing para cerrar el directo.

Gran concierto de Estereotypo con grandes músicos, prometían un directo explosivo y cumplieron con el objetivo. Demostraron que la fiesta y la calidad musical son del todo compatibles. Da gusto comprobar que después de arriesgar han ganado de sobra.

Carmen Sánchez Adán // @mrscarmin

También te podría gustar...