La música es lo único que importa

No sirve de mucho ahora seguir mencionando los puntos negativos ya debatidos por aquí sobre este festival. Los errores sirven para mejorar, el Arenal Sound lo hará, sin duda. Aprenderá de la experiencia, aprenderá que por mucho que a nivel calidad (del cártel) y precio es díficil competir con él, unas 40.000 personas tienen unas necesidades y buscan vivir un festival de cuatro días en condiciones y con un mínimo de exigencias técnicas.

Lo que sí ha conseguido el Arenal Sound es congregar a mucha gente que seguramente nunca había asistido a un concierto o a un festival alrededor de un cartel que les permitía asistir a las actuaciones deVetusta Morla y Love of Lesbian, los dos verdaderos reclamos de esta edición. Este público festivalero novicio con sus oídos gran abiertos quizá habrá encontrado en el festival el próximo grupo que les apasionará y querrán repetir la experiencia. Si finalmente es esto lo importante, que se difunda la música, sea cual sea la manera. Hoy y para referirnos a lo que pasó anoche, hablaremos de música, que por ella nos desplazamos hacia la playa el Grau.

We Are Standard marcaba los primeros compases de una tarde calurosa, por no decir insoportable, húmeda… El grupo ya conoce y maneja correctamente la receta de como haceros bailar y lo consiguieron, como siempre. A pesar del calor sofocante, no se podía pedir mucho más para empezar este sábado, tercer día del festival. We Are Standardcumplió con lo que se les proponía, ayudar al calentamiento físico, la noche prometía ser larga, iba a haber pocos tiempos muertos, y muchos bailoteos.

En el escenario DAS se presentaba a las 21h en punto El Guincho, uno de los proyectos más originales del panorama música nacional. Su Pop Negro, popularizado gracias al rompepistas tropicales “Bombay”, atraía a un público poco numeroso hasta el momento. Sonidos del Caribe mezclados con ritmos sintéticos, unas letras difícil de descifrar pero algo mágico que hace que no puedas para de mover el esqueleto. Quizás El Guincho se hubiese merecido otro horario para que disfrutasemos totalmente de ello.

Al tercer día, el cuerpo del festivalero ya se resiente (y al segundo también), el saber ahorrar energía es primordial, en vez de pasar de na escenario a otro decidimos centrarnos principalmente en el DAS sobre el cual se subían los vascos de Delorean. Si miramos bien a los dos nombres de grupos que acabamos de citar, estamos delante de los dos grandes representantes de la música indie española en el extranjero. Prueba es que tanto El Guincho como Delorean ya participaron en citas musicales tales como elPitchfork Festival o el Coachella, dos referentes mundiales. Los vascos, como de costumbre, ofrecieron un directo contundente, y parte del público (que poco a poco se hacía más numeroso) se quedaba asombrado al enterarse de que estaban viendo el show de un grupo español. Como lo dijimos antes, este es el propósito de un festival, descubrir grupos, llevarse unas alegrías musicales y voler a casa con ganas de más. Delorean se topaba pues con parte del público entregadísimo a su obra y otra parte muy atenta delante de lo que descubrían, un grupo español que mezcla guitarras con delays, teclados y ritmos infernales. Solo le faltó un poco más al juego de luces para que definitivamente entrasemos en transe.

El grupo internacional de la noche, Rinôçérôse, llegaba desde el país vecino, Francia, con su siempre sorprendete mezcla de guitarras heavy y sus ritmos electrónicos. La actitud es rock, el sonido es pegadizo y orientado al dancefloor. Solos de guitarras con tapingincluido, chupas de cuero y cantante con acentos house. Un mestizaje difícil de conseguir pero que los galos llevan sobre el escenario con tranquilidad y confianza en el poder que tienen para hacernos mover el cuerpo.

Love of Lesbian, incluso antes de subirse al escenario ya eran los ganadores de esta noche. Sólo se hablaba de ellos, muchos habían dejado el botellón y el camping para acercarse al escenario DAS y escuchar los ya himnos pop nacionales de Santi Balmes.LoL se lo han ganado a pulso, han corrido una carrera mucho más largo que otros para conseguir el mejor de los premios, el reconocimiento del público. Si realmente poco importa que a nosotros los que os contamos esto nos guste o no a este grupo, solo hay que ver lo que pasó anoche sobre el escenario para poder decir que fue un éxito tremendo, uno más para Love of Lesbian. Vayan donde vayan, arrasan a base de canciones cantadas en español y que desatan la locura del público. Junto a Vetusta Morlano existe otro grupo actual capaz de unir a tantas personas en un mismo momento. Para ellos no fue una nueva prueba, sino una confirmación de que lo que han ido construyendo con los años es único y hace muy feliz a la gente.

También te podría gustar...