Graham Parker & Brinsley Schwarz: Abrumadora sencillez

La sencillez que estos dos veteranos músicos ingleses nos ofrecieron en su concierto valenciano no tiene precio, después de una carrera de más de treinta años y discos con su banda y en solitario. Graham Parker fundó The Rumour a mediados de los años 70, en la época del pub rock, sobreviviendo al punk y la new wave, con Brinsley Schwarz entre sus filas, y aquí estaban ambos, frente a un público talludo y entre los que se hallaban miembros de la colonia británica que habitan en nuestra comunidad. Ambos habían tocado la noche anterior en Mallorca, cerrando en Valencia la gira. Una buena entrada para ser martes, con tres cuartos del Loco Club ocupados por fieles seguidores y aunque se presentaron en concierto semi eléctrico, era una gran oportunidad si no lo has visto nunca en directo.

Con puntualidad británica, a las diez de la noche apareció Brinsley Schwarz en el escenario con su guitarra eléctrica, que permaneció en un discreto segundo plano durante todo el concierto, ya que el protagonista era Graham Parker. Éste con su acústica y la armónica comenzó el concierto con una simpatía arrolladora, mostrándose comunicativo con el público en todo momento y narrando anécdotas sobre los temas. Con su voz rota nos recordaba en un principio a Bob Dylan, cuando escuchamos “That´s What They All Say” y esos sutiles acompañamientos de armónica. De su más reciente trabajo publicado en 2012 interpretó “Stop Cryin´About The Rain”, y adelantando un tema nuevo, “Flyin´ Into London” de su nuevo disco que saldrá en 2015. A continuación nos sumergimos en un viaje profundo entre los años 70 y 80 a partir de “Under The Mask Of Happiness” donde Parker alternó la acústica con la eléctrica, sonando “You Can´t Take Love For Granted” o “Black Lincoln Continental”, destacando la versatilidad de Brinsley Schwarz que tanto hacía los coros en “England´s Latest Clown” como hacía sonar el wah wah de su guitarra en “Stick To Me”.

Parker recordó que en 1977 las cosas eran diferentes, en plena eclosión del punk, cuando nos deleitó con el medio tiempo “Love Gets You Twisted”. Un clásico de su repertorio como “Hold Back The Night”, versión de The Trammps no podía faltar, y finalizaron tras noventa minutos de concierto incluido el bis que terminaron con “Hey Lord Don´t Ask me Questions” y una gran despedida por parte del público. Echamos en falta un concierto con banda al completo, aunque la presencia de Graham Parker acompañado de Brinsley Schwarz fue todo un aliciente histórico para acudir a esta gira.

También te podría gustar...