The Godfathers, manteniendo el tipo

Una de las bandas que consiguieron gran popularidad en nuestra ciudad en la década de los 80, The Godfathers, llegando a convertirse en banda de culto, regresaban a Valencia en una gira en la que celebraban su trigésimo aniversario. Lejos quedan los tiempos en que pisaban por primera vez un escenario valenciano, en 1988 en el Garage Arena, a ras de suelo, frente al público, y a pesar de la edad, siguen derrochando energía. De los miembros originales tan solo permanecen los hermanos Coyne, Peter (vocalista) y Chris (bajista), secundados por nuevas incorporaciones que mantienen vivo el espíritu de la banda.

Sorprendentemente, la sala 16 Toneladas congregó a numeroso público que llenó el local, en contraste con la visita a la sala Durango en 2009 en la que apenas reunieron a 200 personas. Muchos de los presentes rayaban los cuarenta, fieles seguidores de los “Padrinos”, quienes disfrutaron del concierto plenamente gracias a un repertorio que fue directo al grano centrándose en sus tres primeros discos, “Hit By Hit”, “Birth, School, Work, Death”  y “More Songs About Love & Hate”, más alguna canción seleccionada de su posterior discografía y de su reciente single. Si en su visita de 2009 se limitaron a cumplir el expediente, en esta ocasión se les vio con ganas, con Peter realizando comentarios al público en castellano (“gracias Valencia, “de puta madre”) al comprobar el llenazo del local. El primer tema que sonó fue “I Want Everything”, seguido de un trallazo como es “Cause I Said So”. De su nuevo single interpretaron “Till My Heart Stops Beating”, y a continuación “I Can´t Sleep Tonight” con su ritmo ramoniano que dedicaron precisamente a los Ramones, de su disco publicado en 2013. El rockabilly de “Walking  Talking Johnny Cash Blues” fue uno de los temas que comenzaron a calentar el ambiente, organizando pequeños pogos en primera fila. Del álbum “Unreal World” hicieron la canción del mismo título, para seguir con el tema principal del nuevo single, “Rewind Time”, que no desentona en el repertorio de la banda.

En la recta final escuchamos el poderoso riff de guitarra de “This Is Your Life” con el guitarrista principal Steve Crittal, acompañado por Mauro Venegas, que dotaron a la banda de electricidad, algo que no sucedió con el batería Tim James a quien le faltó contundencia. Quien sí sudó la camisa fue Chris Coyne, que terminó totalmente empapado, igual que Peter que secaba su frente con una toalla. La tripleta de cierre animó más aún al público, enganchando tres temas como “Love Is Dead”, “She Gives Me Love” y “This Is War” que pusieron el broche perfecto a la noche. Pero faltaba el bis, que de manera insistente reclamó el respetable, con el instrumental “John Barry” de primeras. Venegas anunció un tema nuevo que no habían interpretado antes, “Chain Reaction”, para concluir con dos auténticos himnos como “This Damn Nation” y la coreada “Birth, School, Work, Death”, con el público entregado. Treinta años después, The Godfathers siguen ofreciendo su rock de forma honesta como lo que son, músicos de la clase trabajadora.

Carlos Ciurana // @SlippyDj

También te podría gustar...