Gigolo Aunts regresan con la misma fuerza de antaño

Después de una ausencia de diez años tras su concierto de despedida, Gigolo Aunts regresaron a la misma sala en la que ofrecieron su última actuación en Valencia. En el Loco Club se vivía un ambiente festivo con la sala a tope como no se había visto hace tiempo esperando a los de Boston, y es que en la ciudad siempre se ha tenido un cariño especial por Gigolo Aunts. Sus temas vibrantes, repletos de melodías adictivas, forman parte de la nostalgia de ese público que vivió dichas sensaciones a principios de los 90.

Para comenzar y casi sin previo aviso, contamos con la actuación de Otto, un joven músico de Orihuela que armado con su acústica interpretó varios temas de su primer trabajo autoeditado, “Red Line”, que sonaban francamente bien. Folk a la antigua usanza con referencias a Johnny Cash o Dylan, pero con un toque actual, y una voz que recuerda la de Alex Turner de Arctic Monkeys en canciones como  “She Was Wrong”.

Acto seguido aparecieron Gigolo Aunts, recibidos con fuertes aplausos por el público valenciano, dando inicio al concierto con su saludo habitual, “Hello”, un poco a modo de prueba ya que no sonaron conjuntados. Las dudas generadas desaparecieron al segundo tema, “Mr. Tomorrow”, con la banda ensamblada y todo el mundo cantando su estribillo, seguida por “C´mon C´mon”, mientras Dave Gibbs recordaba su último concierto en la ciudad diez años atrás, mostrándose agradecido por el recibimiento.

Un tramo con canciones más melódicas como “Half A Chance”, “Everyone Can Fly” o “Even Though (The One Before The Last”) con un excelente solo de guitarra de Phil Hurley  dio paso a “Where I Found My Heaven”, coreada a voz en grito por el público. “Kinda Girl” y “Rest Assured” fueron otros grandes momentos, incluso el bajista Steve Hurley tuvo ocasión de cantar “Once In Awhile”. Con “Everything Is Wrong” se vivió otro momento especial con el público, coreando su estribillo antes de dar paso a “The Girl From Yesterday”, versión de “La chica de ayer” de Nacha Pop que el público cantó en castellano y el grupo en inglés.

Punto final con la explosiva “The Big Lie”, uno de sus mayores éxitos y por la que no pasa el tiempo, antes de salir al consabido bis que finalizaron con “Super Ultra Wicked Mega Love”. A pesar de comenzar a sonar la música en la sala aparecieron de nuevo para atacar “Surrender”, una versión de Cheap Trick que suelen interpretar, donde se desató la locura entre los presentes, en lo que ha sido el regreso de Gigolo Aunts por la puerta grande. Nunca defraudan.

Fotos: Iván Navarro

Crónica: Carlos Ciurana

También te podría gustar...