Egon Soda, la recuperación de los referentes

El pasado viernes 6 de noviembre tuvimos la ocasión de ver a una de las bandas que, seguramente, han firmado uno de los discos del año.

Pasadas las 23 h, y ante una audiencia paupérrima (apenas unas 30 personas), subía al escenario del Loco Club Coke Belda, guitarra en mano, y banda enlatada en otra; una sensación un tanto extraña oír que sonaba toda una banda, mientras que en el escenario apenas se veía a una persona con una guitarra. En cuanto a su música, con el power pop estadounidense como referente, entre los que destacamos Gigolo Aunts, Posies e incluso toques de Beach Boys, ofreció un buen concierto.

Una hora más tarde, y con una audiencia no mucho mayor, Egon Soda empezaba a desgranar “Dadnos Precipicios”. Cercanos, amables y agradecidos, arrancaron con los tres primeros temas del disco, uno tras otro: “El cielo es una costra”, “La Recuperación” y “Calibán & Co.”; geniales, perfectas.

Estaba claro que se trataba de la presentación de su último trabajo, porque sonaron 8 de los 10 temas que lo componen. A destacar, “Reunión de pastores, ovejas muertas”, en la que Gonçal Planas (cantante de Mi Capitán) subió a participar, y que fue el momento de mayor auge de la noche.

También sonaron temas de “El enfado, el hambre y la respuesta”, como “Loren Impsum”, “Cosas que no son como deberían ser” (tal vez la mejor del concierto) o “Nueva internacional”, con la que cerraron, sin bis (ya lo advirtió Ricky Falkner). De su primer disco, nada.

Una noche que ofreció un concierto realmente interesante, que destaca por la enorme calidad y calidez de un grupo que, aunque no cuente con un público mayoritario, tiene atributos de sobra para ser uno de los referentes del panorama nacional.

Crónica y fotos: Iván Navarro.

También te podría gustar...