Dictators NYC: Rock legendario y muy vivo

Hay un par de conciertos, festivales y viajes a parte, realmente importantes al año. Uno de estos conciertos ineludibles era este de los Dictators NYC en el 16 Toneladas.

Dictators es uno de esos grupos visionarios que con un estilo propio anunció, allá en los setenta, el sonido del punk. Sentaron las bases del género y fueron una clarísima influencia para todas las bandas punkies que les precedieron. Que su sonido no se agota en una escuchada erudita de algunos se demuestra en el público que asistió, jóvenes y ya no tan jóvenes se reunieron para disfrutar de la leyenda viva que es la banda.

Antes de que los Dicators tomasen las riendas del escenario tocaron The Undersubs. Banda nueva en la ciudad pero compuesta por gente que ya sabe lo que es esto de la música fueron los mejores teloneros posibles para la banda neoyorquina.

The Undersubs eran el perfecto entrante porque su música está inspirada en aquellas bandas de los setenta que, como los Dictators, marcaron el estilo, la lírica y la estética de las bandas de de punk y rock posteriores. Musicalmente me recuerdan mucho a The Damned, son enérgicos y gamberros. Dieron un concierto de esos donde no puedes quedarte quieto. Un show y rock sin cortar, entrándote puro por los oídos. Son una joya del rock’n’roll que van más allá de ser teloneros, hacen música de la buena que dará que hablar.

Aún calientes por The Undersubs, la gente aún no se había acabado los cigarros en la puerta del 16 Toneladas, salieron Dictators NYC. Desde el minuto uno empezaron a tocar y Manitoba, el cantante y frontman, se ganó a la gente. Cuarenta años rodando por las salas de conciertos pueden desgastar a cualquiera pero no a estos. Dieron un concierto con sus mejores canciones. Cada tema era coreado fielmente por gran parte del público.

Esta es una de esas experiencias que no se puede explicar si no la has vivido. Ver a una leyenda como los Dictators tocar a gusto, de manera desenfada e interactuando con el público, sonando temas de fondo que son fundacionales de un estilo es una puta pasada. La  sintonía entre banda y público propició un buen rollo generalizado que se pudo palpar en el escenario.

El concierto fue único en todos los sentidos. Es una de esas pocas ocasiones donde uno puede decir que nada salió mal. Cuando vives la historia misma de la cosa que más amas, la ves, la oyes, la gritas, es cuando tocas el techo de vivir la música.

¡Por muchos años más Dictators NYC!

Fotos: Iván Navarro (http://www.ivannavarro.com/musica/the-dictators-16-toneladas-2015/)

Crónica: Miquel Martorell

También te podría gustar...