#Deleste15 Los mejores momentos

Amparo Banacloche (química en ecoparques): Guardo muy buenas sensaciones del festival en su conjunto, creo que todavía no he asimilado todo lo que vi, escuché y sobre todo sentí pues fue mucho y en muy poco tiempo. Nunca antes había escuchado a LOW, no sabía dónde me metía cuando entré en el auditorio a verlos, y lo más parecido a lo que allí ocurrió desde el minuto cero hasta el final del «concierto» fue magia, fue mágico, suave, intenso, delicado, hipnótico, resultaba casi imposible no estar allí, o en cualquier otro sitio porque por momentos olvidé donde estaba, con todos los sentidos a flor de piel.

Ana Santos (ganadora de una entrada del concurso de RA): “Como la mayoría dirá Low yo me quedo con McEnroe, porque me emocionan como pocos grupos lo hacen y son infalibles, no pude evitar soltar alguna lágrima, me pueden”.

Andrés Verdeguer (Los Átomos Djs): “Lo mejor de este último Deleste es el Deleste en sí. Un paso más. Una apuesta mayor por un mejor cartel, una mejor edición y dos cabezas que ofrecieron dos conciertos memorables. La Habitación Roja estuvieron emocionalmente inmensos, y Low dejaron su profunda muesca en la historia sónica de esta bendita ciudad que es València. Sin dejarme la valentía de McEnroe, que se volvieron a crecer ante el auditorio. Pero ¿sabes? Lo realmente fuerte fue la pinchada de Los Átomos. Es como si tuviésemos el DeLorean, y Quique y yo llegásemos a punto a cada cierre. Gràcies, Deleste”.

Carlos Ciurana (redactor de RA): «Lo que hicieron El Páramo en el auditorio me impactó por inesperado, una banda de hard rock con influencias stoner interpretando temas instrumentales de largos desarrollos repletos de fuerza y electricidad, que no dejó títere con cabeza. Y el guitarrista con una camiseta de Betunizer. Nuff said.»

Carlos Pérez de Ziriza (el Hype/ Cultur Plaza): “De todo lo que pude ver en el Deleste de este año, que no fue -ni mucho menos- todo, lo más destacado (por emotivo, no por novedoso en cuanto a sus prestaciones habituales) fue el concierto de La Habitación Roja en el Auditorio, realzado por las proyecciones de César Sabater y en medio de un hervor ambiental del que no siempre han gozado en Valencia. Sin olvidar el impecable concierto de versiones que se marcaron durante de la matinal del día siguiente”.

Carmen Royo (publicista): “El mejor momento fue cuando después de la buena música pero anestésica de Low, llegaron los Tikki Phantoms para hacernos bailar a tod@s con su música canalla y con el broche final, la Tiki Conga! Un momentazo”.

Fran Calabuig (jefe de foto RA): “Deleste, o como un festival ‘pequeño’ puede ser tan grande. Un festival donde no caben los prejuicios ni las ideas preconcebidas. Desde el conciertazo nada más empezar de We Used to Pray, pasando por las emociones enraizadas de Pep Gimeno ‘El Botifarra’, la lección de solvencia de La Habitación Roja, hasta el viaje transoceánico de Low para acabar con el fiestón que se marcaron los Tikki Phantoms. Todavía estoy haciendo la digestión de tanta belleza”.

Joecar Hanna Zhang (We Used to Pray): “Mi mejor momento del Deleste, obviando nuestro concierto, fue sin duda el intervalo entre las 18:00 del viernes hasta las 6:00 de la mañana del domingo”.

Jorge Salas (periodista musical): «Más allá de los sentimentalismos, Los Tikki Phantoms. Parecía que no había nada más allá de Low; hic sunt dracones, que ponía en el globo de Lenox para referirse a territorios sin explorar. Pero sí lo había, el concierto más divertido del fin de semana».

María Carbonell (Alquimia Sonora): «Si tengo que elegir un único momento elijo la celebración de los veinte años de La Habitación Roja, mi banda preferida desde hace más de una década. Las canciones de LHR son mi banda sonora particular  (y como no, la de muchos otros), sus letras y melodías forman parte de mí, y siempre aunque no se escuchen como antes, me acompañan en los peores y mejores momentos de mi vida. Consiguen ese efecto de poner la piel de gallina y sentir con mucha intensidad”.

Rafa Ortolano (Demian Records): «No será el momento más épico del festival, pero no me gustaría que se quedarán en el tintero los conciertos del Deleste Kids. Esta maravillosa iniciativa no sólo «hace cantera» e introduce a los pequeños en el mundo de la música en directo, sino que además acerca más aún a los artistas a su público creando una especial comunión. Ramírez, maravilló a los más pequeños con su «Libro de juventud» y La Habitación Roja nos dio una grata sorpresa repasando los grandes éxitos de los 80 y 90. El apoteosis final se consiguió cuando todo el público, padres e hijos, se unió a ellos para corear su éxito «Ayer» »

Rick Treffers (Mist): «Mi mejor momento del festival fue cuando empezamos a tocar en el escenario Jägermeister sobre las cinco de la tarde, y viendo en el público varias personas feminas y masculinas recién despertadas de sus siestas saltar al ritmo de la canción como seres muy felices y vivos, reconociendo las canciones de nuestro nuevo disco.»

Vicent Molins Mercader (abasedebē/ València Vibrant): «Como soy un zoquete musical la gloria me llega por vibraciones, por pálpitos. Y el que sentí mientras Jorge Martí subía entre el público aclamado como el emperador que acaba de liberar la ciudad, será un pálpito infinito. Además a mi lado tenía a Quique Medina cuya piel estaba tan de gallina que parecía una cordillera».

También te podría gustar...