Creampop Benissa, donde rompen las olas

Sin duda, el cambio de ubicación le ha sentado de lujo al Creampop Benissa. El mini-festival alicantino repetía con acierto, por segundo año consecutivo, la experiencia de programar sus actuaciones en la acogedora Platja de l´Advocat. Poder disfrutar de una sugestiva alienación de artistas en directo, a escasos metros de donde las olas rompen y con el peñón de Ifach y la luna como callados testigos de todo, fue asestarle al verano un bocatto di cardinale.

Entre peregrinos del indie, gentes de la zona y vecinos curiosos, alrededor de 500 personas compusieron la idílica instantánea tomada el pasado viernes 16 de agosto a orillas del Mediterráneo. Una foto que peligró a pocos días del evento pues Esterotypo (adelantada paternidad de su cantante) y Wiggum (fallecimiento de un familiar cercano) se vieron obligados a cancelar inexorablemente su presencia en el mismo. La rápida y efectiva reacción de la organización y la predisposición de los grupos que calentaban en banda (Mendetz y The Parrots) subsanaron, con éxito, el embrollo.
Como una rojiza colilla, en lontananza, el sol ya se había apagado cuando The Comebacks tomaron el modesto escenario. Veteranos como son, los madrileños vinieron a disfrutar y transmitieron disfrute merced a un ameno repertorio moteado de temas propios y clásicos anglosajones enmarcados entre los 60 y los 70. Pop energético y sin aditivos que sirvió de perfecta argamasa con la que compactar al heterogéneo y familiar respetable que pululaba por el agradable recinto a poco de la media noche.

The Parrots se habían subido al Creampop en el último momento. No hay mal que por bien no venga. Sin vergüenza ninguna, el joven trío capitalino comenzó a repartir los agradables sopapos rock que conforman Aden Arabie, su último trabajo. Garage nervioso y veloz con ecos surferos que sufragó con jactancia y actitud alguna trivial carencia técnica. La inesperada lluvia que se presentó en la recta final de la actuación resultó ser más aliada que enemiga del espectáculo. Grata sorpresa que esperamos volver a catar pronto.

Toparse con Mendetz es siempre una buena noticia. Como ocurrió dos años atrás en este mismo festival (aunque en diferente localización), los catalanes inyectaron excitación y sacudieron el esqueleto de la audiencia a base de descargas electro-rock. Infalibles en el cara a cara y ajenos a las modas, la formación capitaneada por el apuesto Stefano Maccarrone ya bebía de Daft Punk antes de que medio mundo bailara a ritmo de Get Lucky. Irresistible directo sin fisuras en el que destacó (o al menos llamó la atención con respecto a otras ocasiones) la figura del percusionista cuya versatilidad e influjo caribeño enriquecieron el confite sónico. Al repaso encadenado de su discografía hay que sumar su ya indispensable versión de “Freed from Desire” y, claro, el inapelable remate que es siempre “Future Sex”.

Mientras me alejaba de la cala (el reloj se aproximaba a las 3 de la mañana) dejé a un centenar de personas, los más valientes, danzando al son de los temazos que departían Wear dj’s. Ya me contarán. Ya los bailaré.

Todavía sin saber qué nombres decorarán el cartel del Creampop 2014, cuenten conmigo.

También te podría gustar...