Chimo Bayo triunfa en el EVM Festival 3.0

Se celebró la tercera edición del EVM Festival en la sala Spook Factory de Pinedo (Valencia), donde se congregaron los seguidores de Chimo Bayo para celebrar los veinte años de su éxito “Así me gusta a mi”, conocido popularmente como “Exta-si” que arrasó en los mejores tiempos de la “ruta destroy”. Como reclamo también contábamos con la actuación de Wolfgang Flür, antiguo miembro de Kraftwerk, del que esperábamos más y nos dejó con una sensación agridulce.

Para comenzar, el proyecto de Julio Nexus conocido como Interfront realizó una actuación en directo, manejando su portátil y programaciones con la compañía de Alex Marco en los visuales. No hubo mucha diferencia con el set que realizaron en la primera edición del EVM, pero el público espera escuchar temas como “The Screen” o “Strange” que forman parte de la carrera del grupo y que poseen un sonido característico, así como algunas de sus últimas composiciones como “Accelerating”. También hubo guiños a su otra banda, Megabeat, en forma de títulos conocidos como “Es imposible, no puede ser” o “End Title” que animan al público a bailar.
Algo que no ocurrió con el dj set de Wolfgang Flür, más empeñado en que acompañaran con palmas las canciones que en la inmediatez de las mismas. Comenzó bien con una versión techno instrumental de Kraftwerk, “It´s more fun to compute”, pero lo que predominó fue el techno machacón entre las que se colaron algunas composiciones como el “French Kiss” de Lil Louis en remezcla de Josh Wink, o el “Overdrive” de Karl Bartos (Elektric Music), su ex-compañero en Kraftwerk. La técnica tampoco casaba con Flür, con mezclas que parecían hechas con el pitch automático, de vez en cuando manipulaba un controlador externo a su Mac, pero poco más aparte de hacer movimientos como el robot que fue. Una pequeña decepción por ser alguien que formó parte de una banda histórica y que vive del pasado.

Por el contrario, Chimo Bayo fue el triunfador de la noche con todo el mundo entregado, cantando los temas que le hicieron famoso en la época dorada de la noche valenciana. Ataviado con su uniforme habitual, gorra y chaleco fluorescente apareció sobre el escenario con ganas de pasarlo bien, creando con el público un lazo especial al comenzar con “Química”. En realidad lo que hizo fue lo que ha estado haciendo toda su vida, pinchar sus temas favoritos de la EBM con Front 242 en cabeza y recitar sus consignas por el micro, además de mezclar temas clásicos como el “Metal Hammer” de And One seguido del “Hey Boy, Hey Girl” de Chemical Brothers, para enlazar a continuación con “la bomba que va a estallar”, el himno que le llevó a lo más alto, “Así me gusta a mi”, junto a otras canciones como “La tía Enriqueta”. Presentó hacia el final del set un tema llamado “Revolución” que formará parte de su próximo álbum, y se despidió con una gran ovación del público. Aún le queda cuerda para rato.

También te podría gustar...