The Chevelles, garage rock desde las Antípodas

Nadie diría que tras más de 20 años sobre los escenarios los australianos The Chevelles seguirían en tan buen estado de forma. La primera parada de su gira española (pasarán por Murcia y Madrid) fue Valencia y tras la resaca fallera, la sala Loco Club logró tímida pero nada desdeñable entrada que servía, además, para presentar el Loco Fan Club, una interesante iniciativa para lograr abaratar la música en directo a los consumidores habituales.

Acompañándoles en esta gira contaban conThe Volcanics, también originarios de Perth, quienes agradecieron desde las tablas a The Chevelles la oportunidad que les ofrecieron para hacer de teloneros. El cuarteto ofreció una correcta actuación, con un sonido clásico deudor de los Stooges oMC5 (su vocalista lucía camiseta de estos), y un guitarrista que sacaba chispas de su instrumento. Repasaron su ultimo disco, Get A Move On, con canciones como “Do It (Like She Said)” que desbordaban puro rock´n´roll. Tuvieron tiempo de interpretar una versión de “Long Tall Sally” y diversos trallazos como “So Cold”, dejando un buen sabor de boca para comenzar la velada.
A renglón seguido, los veteranos The Chevelles pusieron voluntad y actitud ante una audiencia que se congregó expectante alrededor del escenario. La banda de Duane Smithcomenzó a toda potencia con “Get It On” y “C´mon Everybody”, y a medida que se alternaba las tareas vocales con el segundo guitarrista, se observaba un cambio en las canciones: más rock con Duane y más power-pop con Adrian, combinando riffs y melodías vocales. No podía faltar su homenaje a la capital maña con “Zaragoza”, en la que hablan de su pasión por el directo y sus seguidores españoles, y otras joyas como “Girl God”, en la que Duane puso tal ímpetu con su guitarra que rompió una cuerda; cuerda que volvió a quebrarse con “She´s Not Around”. “Bettie Page”, su nuevo single, destacó por su irresistible estribillo (“you gotta shake it baby, shake it baby”), convirtiéndose en una canción adictiva y pegadiza. Otros de sus grandes éxitos tampoco faltaron, como “Girl For Me” o “Summer Fun”.

En definitiva: pura diversión, armonías vocales, guitarras a todo trapo y tequila. Brindaron e hicieron disfrutar al público. ¿Qué más quieres?

También te podría gustar...