Cápsula: Descargas eléctricas de alto voltaje

Como bien dijo Marina (vocalista de Carmonas) en un momento de su actuación: “Cápsula son un grupazo”. Lo pudimos constatar más tarde, no le faltaba razón.

Lejos queda la primera ocasión en que vimos por primera vez a Cápsula en nuestra ciudad, el año 2007, en una actuación conjunta con los lusos Plástica en el Heineken Greenspace. Aquel día nos dejaron buenas sensaciones haciendo gala de un sonido rocoso y compacto.

Para comenzar la velada, las locales Carmonas defendieron su álbum debut, que ha supuesto un soplo de aire fresco en la escena local. Cuatro chicas practicando punkelemental con una urgencia propia de su juventud. Urgencia que unida a la hipervelocidad con la que interpretan sus canciones, les hace cometer pequeños errores de ensamblaje, de los que se dan cuenta con una sonrisa en los labios. Aún así, salvando estos ligeros deslices, tienen suficientes temas para defender en directo. Breves pero intensos, como “Why Not?” o “Mira Papá”, con ese final tramposo, además de las versiones de Red Aunts(“I Can´t Do Anything Right”) y Filth (Don´t Hide Your Hate”). Su álbum cayó al completo, más algún tema nuevo: “I Like Enjoying”. El rodaje que les están aportando los conciertos, unido a su actitud convincente sobre el escenario, nos hace pensar que en el futuro van a seguir deparándonos grandes momentos.

Cápsula, trío argentino afincado en Bilbao, es una solida formación, fruto de sus quince años en la carretera. El rock más visceral y la suave psicodelia con que impregnan sus temas hizo que el público disfrutara a rabiar, igual que la banda disfrutó del público. Hubo de todo, desde guitarras al aire a paseos de Martín entre sus seguidores. Nos quedamos con el repertorio compacto y sin fisuras que brindaron, con el Solar Secrets, su reciente trabajo, como hilo conductor. En un principio sonaron “Constellation Freedom” y “Dark Age”.

Formando el núcleo principal de la banda, junto a Martín, el bajo poderoso de Coni, al que se añade la batería de Ricardo. También repasaron antiguos temas como “Atomic Breakdown” o “Girl! Whip Up The Sound”, aunque uno de los momentos claves de la noche fue la interpretación de “Communication”, donde los pedales exprimían el sonido de la guitarra, dejando sordos nuestros oídos con la distorsión. Hasta tres guitarras utilizó Martín durante el concierto, y siempre comunicativo con el respetable. Hasta preguntó si éramos más de Stooges o de Milli Vanilli, para realizar una versión de “I Need Somebody” del grupo de Iggy Pop, descargando toda su energía en un apoteósico final con “Cannot Blame” de puro infarto.

Una soberbia actuación de Cápsula que demostró que no es una banda más.

También te podría gustar...