Brian Jones: La leyenda del primer rockero

Cuando hacía años que ya convivía con los posters del “Electric Ladyland”, cuando ya me sabía de memoria todas las canciones de The Doors, incluso cuando ya había sobrevivido a Nirvana, sólo entonces conocí la existencia de Brian Jones, o mejor la no existencia de Brian Jones ¿Cómo podía haber pasado tantos años sin saber de él?

El que había sido líder de los Rolling Stones primigenios, el alma de “Aftermath”, el chaval que le había dado a los ingleses toda aquella sonoridad alejada del rock sureño norteamericano (de la que siempre fueron adictos Jagger y Richards), el hombre tras aquel infantil teclado de “She’s a Rainbow”, el primero que se atrevió a tocar un sitar en “Mother’s Little Helper” (si tienen un hijo adolescente que quiere tocar la guitarra pónganle esta canción para que entienda lo que es el rock). En definitiva Brian Jones fue el primer rockero veraz, que más allá de vivir siempre al borde de la muerte se recorría el mundo dejando descendencia y nadie se dignó a hablarme de él hasta los últimos días de mi adolescencia ¡Tremendo sacrilegio!

Muy poco después de esto conocí el estreno de “Stoned” (Stephen Woolley, 2005), una película basada en Brian Jones, que como siempre debido a la distribución de la que gozamos en este país llegó con casi un año de retraso. Soporté estoicamente la espera hasta que por fin fui a verla el día del estreno (recuerdo que el doblaje era bochornoso), pero pese a todo la cinta me dejó bastante buen gusto, sobre todo gracias a la labor de sus dos actores protagonistas, Leo Gregory (en el papel de Jones) y Paddy Considine (Frank Thorogood, amigo y jardinero de Jones). Pero la realidad es que “Stoned” ha caído en el limbo de entre todos los biopics con el que nos saturaron a finales de la década pasada. Además Mick Jagger y Keith Richards jamás aprobaron la cinta ya que no estaban de acuerdo con la visión que desprendía de ellos, en concreto de cómo se cuenta la historia cuando ellos decidieron expulsar a Jones del grupo. Comprendo el malestar ya que la cinta pone el foco de la depresión que sufrió Brian Jones debido al salto de cama que dio Anita Pallenberg, la que pasó de ser la novia de Jones a compartir cama conKeith Richards, con el que llegó a tener tres hijos.

Obviamente llegado a este punto ya estaba imbuido en la tremenda personalidad de Brian Jones, de esos pocos músicos que es difícil olvidar y que las modas suelen recuperar cada par de décadas al igual que sucede con Jimi HendrixIan Curtis o como pasará a partirde ahora con Lou Reed. Y es que eso es lo que tiene el rock, que pese a que te hayas suicidado, hayas muerto de forma trágica en la piscina o aún más penosamente ahogado con tu propio vómito hay unos pocos que siempre descansarán en el panteón de las leyendas.
Brian Jones es de esos pocos, al mismo tiempo falleció a la desde entonces simbólica edad de los 27 años e incluso hoy en día las causas de su muerte todavía siguen sin estar claras, ya que se sigue dudando entre la teoría de que murió ahogado en la piscina a causa de un ataque de asma o que su propio amigo Frank Thorogood lo asesinó. Sea como fuere hoy ya son 45 años sin Brian jones.

Seguro que ahora ya entiendes porque el cielo lleva todo el día sollozando.

Que se de bien.

También te podría gustar...