Badlands y Johnny B. Zero, jóvenes, talentosos y con un gran futuro

Dos de las bandas más prometedoras en la escena local se dieron cita en el Club 76 para celebrar el 5º aniversario de la web The Water Tapes, en un concierto acústico a media tarde. Básicamente fue una reunión entre amigos, casi todo el mundo que acudió era músico o conocido de ambas bandas. Comenzaron Badlands en formación de cuarteto, y en un set acústico, con los sonidos del folk de raíces americano que han hecho propios, incluyendo peajes en el country o el bluegrass. Lo que llama la atención de primeras es la poderosa voz de su vocalista, May, un portento de voz, incluso en algún tema con la armónica ofreció una muestra de su potencia. Unido a ello se suma la buena conjunción del resto de la banda como Mike a la guitarra (también en Red Buffalo), el violinista o el batería, apoyado en las escobillas y ocasionalmente las baquetas. Así que no es algo casual que hayan actuado como teloneros de Arizona Baby.

En cuanto al repertorio, temas de su recién estrenado EP titulado “Prodigy”, como “Dr. Whiskey” o “Back To Badlands”, temas propios que interpretan de manera convincente, junto a algún clásico del folk americano como “Will The Circle Be Unbroken”. Es de agradecer que no escojan el camino fácil de bandas que hacen del folk algo trillado, realizando un trabajo con personalidad. Canciones que te transportan a los parajes desérticos de Arizona, o al porche de una casa en Nashville. Tuvieron algún problema con la guitarra acústica al comienzo, y más tarde el violinista rompió las cuerdas de su arco, lo que le privó de interpretar un tema mientras solucionaba la rotura. Para terminar invitaron a subir a Juanma Pastor, alias de Johnny B. Zero, que continuó el concierto por su parte, en solitario y en acústico.

A las primeras de cambio nos sorprendió con “Planted Like A Tree”, una de las mejores canciones de su álbum debut “May Day!”, y de las que fue desgranando otras (alguna de ellas nueva) durante el tiempo que duró su actuación, como “Lover”, y la colaboración improvisada de un par de amigos a pie de escenario haciendo coros.  A pesar de no contar con la banda, el ímpetu que pone Johnny es suficiente para ofrecer una enérgica actuación él solo. Con su acústica recreaba los riffs de guitarra como el inicio de “Low Life”, y otro de los grandes temas de su debut, “Plastic Bag” fue coreado abiertamente por el público.

Llegando al final pensó qué temas quedaban por tocar, aunque le respondieron que daba tiempo a una canción más. Se decidió por “Gold” pero hizo una pequeña trampa y al acabar empalmó con el riff de guitarra de “Get Out Of My Way” para cerrar de manera sorprendente. Con grupos como Badlands o Johnny B. Zero el futuro de la escena valenciana está más que asegurado.

Carlos Ciurana

También te podría gustar...