Absolute Body Control, sonidos de la vieja Europa

Los sonidos de la vieja Europa se dieron cita en la valenciana sala Play Club gracias a HOPmusic y otra de sus fiestas “1984”, contando con la presencia de los belgas Absolute Body Control, el dúo formado por Dirk Ivens y Eric Van Wonterghem. Esta formación no tuvo el mismo éxito que otros coetáneos como Front 242 o SA 42 en los ‘80, aunque Ivens formó parte de Klinik, otra banda cuya música se movía en una onda más oscura. Aun así cuentan con fieles seguidores que los han convertido en una banda de culto, y han confirmado su participación en Sonar 2016.

El dúo fue recibido con ánimo  por el público que cubría una aceptable entrada, con algo de retraso sobre el horario previsto. Muchos de los asistentes rayaban los cuarenta, con camisetas negras, recuerdos de una juventud en la que Valencia vivió la llegada de estas bandas procedentes de Centroeuropa en los albores de su carrera.

Ambos aparecieron sobre el escenario pasada la medianoche, ocupándose Eric de su teclado Novation y programaciones, mientras Ivens lanzaba sus letanías vocales. Las melodías bailables de la banda fueron cayendo una por una, “Figures” fue uno de los temas que sonaron, a medio camino entre el synthpop y la EBM. La voz profunda de Ivens con sus bailes espasmódicos moviéndose sobre las tablas, contrastaba con la pasividad de Eric tras los teclados.

El ritmo acelerado de “Sorrow” es reconocible por esa caja de ritmos marca indeleble del sonido synth-pop, o la estupenda “Surrender No Resistance” y su vibrante línea de bajo que te incita a moverte. No faltó su más conocido tema, “Is There An Exit?”,  que fue recibida con entusiasmo por un  público entregado, finalizando la actuación con “So Obvious”.

Tras dos bises potentes incluyendo la versión de “Warm Leatherette” de The Normal, se despidieron dejando un buen sabor de boca entre los presentes. Una colección de clásicos de la vieja escuela que convencen en la actualidad a todos los seguidores de este estilo.

Carlos Ciurana

También te podría gustar...